24 de diciembre de 2010

Capítulo 5: “Primer día”

Hola!!
Espero que les este gustando mi historia, hasta ahora está empezando y no es muy buena, pero les prometo que comenzará a ponerse mejor.
FELIZ NAVIDAD! Ojalá disfruten mucho hoy y les regalen todo lo que querian :)


 Me desperté con sueño. Me puse un jean, una camiseta de tiras moradas, convers negras, un saco blanco y deje mi pelo suelto. Me arreglé las ondas con los dedos y me apliqué un poco de maquillaje.
Cuando termine de cambiarme, arreglarme y organizar mi cuarto, guarde mi celular y las llaves de la casa en un bolso y baje a la cocina.
Allí estaban mis hermanos, desayunando en silencio. Cuando terminé, Justin ya estaba saliendo de la casa, aún medio adormilada, lo seguí.
-   Vamos Nicolle, súbete al carro – dijo Derek
Los gemelos compartían carro, y Hilary tenía carro propio, me subí al carro de Derek seguida de Justin, él iba adelante y yo atrás, pensé que Hilary subiría, pero se subió en su carro y se fue primero.
Nos dirigimos al instituto y llegamos en 10 minutos. Hilary desapareció apenas llegamos, Justin igual y Derek me acompaño hasta la oficina principal.
-  Hola, ella es mi hermana, es nueva. Se llama Nicolle Gómez– le avisó a la señora que estaba en la entrada
-  Hola, mira este es tu horario, tu número de casillero y tu clave- dijo mientras me entregaba todo Disfruta de tu primer día
-  Gracias - me dirigió una sonrisa
-  El director te quiere dar un recorrido por la escuela, espera un momento por favor – al rato llego un señor de más o menos unos 40 años.
-  Hola, bienvenida. Sígueme por favor
Me despedí de Derek y seguí al director, me mostro el gimnasio, la cafetería, y me indicó donde quedaban algunos salones, aunque no le puse atencion.
Bueno, señorita Gómez espero que disfrute su primer dia de clase–  al decir esto se fue y yo me quede desorientada
¿Necesitas ayuda? – pregunto un chico al lado mio, era un alto, musculoso, ojos verdes y pelo negro.
-   ¿Me puedes decir donde queda el salón de Bilogía?–
Hola, Claro, tengo esa misma clase si quieres te puedo acompañar-
-  Claro -
-  Soy Jake –
Nicolle –
Me cogió de la mano y me llevo hacia el salón, al llegar entró y me guió a una mesa que estaba vacía, me senté y el hizo lo mismo. Me acerqué al profesor y me presenté, pero este no me obligo a hacerlo delante de toda la clase y le agradecí eso. No quería estar ahí, solo pensaba en que todavía faltaba demasiado tiempo para regresar a mi casa. Increíble, acabe de llegar, ni siquiera he comenzado clases y ya me quiero ir. Regrese a mi silla, y abrí mis libros.
¿De dónde eres? No pareces de aquí –
No, tienes razón, no soy de aquí. Soy de Colombia -
¿Cuándo te mudaste a Los Ángeles?-
Llegué la semana pasada-
El profesor empezó la clase por lo que no seguimos hablando. Cuando terminó la clase me despedí de Jake y fui a mi casillero. Guarde lo de Biología, y mire mi horario para ver que necesitaba.
Matemáticas, genial – dije refunfuñando
Veo que te gusta tu siguiente clasedijo alguien con  sarcasmo detrás de mí, me sobresalté y me gire
Hola Tomlo saludé – que bueno que nos volvamos a ver
Si, ¿Qué clase tienes?-
Matemáticas
Te acompaño, quizás te pierdas
Sería lo más probabledije sonriendo al igual que el
Caminamos hacia el salón, se despidió y se fue para su clase. Entre y me senté al lado de una niña que estaba hablando con otras dos que estaban sentadas atrás.
Hola, soy Ashleydijo la chica que estaba a mi lado, era la típica chica popular, alta y rubia, pero con ojos castaños, parecía amable -Ella es Racheldijo señalando a una de las que estaban sentadas atrás, tenía el pelo muy liso y castaño oscuro casi negro, sus ojos eran oscuros tambiény ella es Sarahdijo señalando a la última que tenía pelo castaño rojizo y ojos miel. Mientras las señalaba yo solo les sonreía
Yo me llamo Nicollele dije mientras colocaba mi bolso en el suelo
Me puedes decir Ash, si quieres- dijo con una gran sonrisa
Está bien – respondí tímidamente
-  ¿Y a ti como te dicen? –
-  Nikki-
No pudimos seguir hablando porque el profesor nos dirigió una mirada con la que nos dio a entender que teníamos que hacer silencio de inmediato. La clase pasó muy rápido, sonó el timbre y recogí mis cosas.
-  ¿Nikki te gustaría estar con nosotros? –
-  Claro –
-  ¿Vamos  a la cafetería?- dijo Ash que ya estaba de pie
-  Vamoscaminamos hacia la  cafetería. Rachel y Sarah ya se habían adelantado. Cuando llegamos, ambas hicimos fila, yo solo compré un jugo ya que no tenía hambre. Nos sentamos en una mesa donde ya estaban Rachel y Sarah.
-  ¿En qué instituto estudiabas antes? – preguntó Sarah
-  Antes vivía en Colombia-
¿En serio?preguntó un niño que acababa de llegar, tenía el cabello oscuro al igual que sus ojos – Yo también soy de Colombia, me llamo Cristian
-   Nicolleen ese momento llegaron Jake, Tom y otro chico que no conocía.
-   Hola chicossaludo Jake sentándose al lado de Ashley
-   Hola, Nikki ellos son Jake, Tom y Pauldijo Ashley señalando a cada uno de los chicos, Paul tenía el cabello rubio, ojos claros, el chico por la que cualquiera moriría, pero no era mi tipo
-   Ya la conocía- dijeron Jake y Tom al mismo tiempo
-   ¿En serio? ¿Por qué? – preguntó Ashley
-   Esta mañana la ayude a encontrar su clasedijo Jake con su sonrisa de comercial
-   Yo la conocí el domingo cuando salí a correr - respondió Tom
-   Bueno, ¿y por qué viniste a Los Ángeles?pregunto Sarah con curiosidad
-   Porque mi mama se volvió a casar, y decidieron que viviríamos aquí
-   ¿Y tú querías venir? –
-   Pues, no mucho – en ese momento la imagen de Sebastián se pintó en mi mente, me sentí muy triste, quería estar con él.
-   ¿Te pasa algo?- dijo Tom sacándome de mis pensamientos
-   No ¿por qué? – le respondí mientras intentaba darle una sonrisa
-   Es que te note un poco pensativa –
-   No, no es nada-
-   Bueno yo me voy- dijo Paul – ¿Vamos Cristian?
-   Vamos, chao chicos- se despidió Cristian sonriendo
Sonó la campana por lo que saque mi horario, tenía música, me gusta esa clase, aunque no fuera buena para absolutamente nada.
-   ¿Qué clase tienes? – me dijo Ash
-   Música –
-   Yo también , vamos – dijo levantándose
Todos se levantaron por lo que supuse que también tenían música. Cuando llegamos al salón ya estaban la mayoría de los puestos ocupados, me senté en el primer que vi vació, junto a mí se sentó Tom, luego llego el profesor.
-   Bueno chicos, vamos a continuar ensayando lo que llevamos hasta ahora – dijo sonriendo
Todos se pararon y se dirigieron a diferentes partes de salón. Me dirigí a la mesa del profesor y le dije que era nueva.
-   Estamos trabajando en un proyecto, todos practican una canción y ese es el trabajo final, dime ¿en qué eres buena? –
-   Pues, yo diría que en nada
-   ¿Ni cantar? – preguntó sorprendido
-   No canto mal, pero tampoco bien
-   Está bien, en ese caso, ve a coro, así por lo menos harás algo – El profesor me señalo donde habían tres chicas, entre ellas Ashley.
-   Nikki, que bueno que te toca aquí – dijo Ashley mientras yo me sentaba al lado de ella- Ellas son Michelle – su pelo era castaño claro y sus ojos color miel – y Chelsea – ella era morena, a diferencia de todas las demás chicas que eran bronceadas ese era su color de piel natural, su pelo era negro y sus ojos también.
-   Hola –
-   Mira esta es la letra de la canción, si quieres escúchala cantar para que te hagas una idea de cómo es- dijo Ashley entregándome una hoja
-   Está bien
Ellas comenzaron a cantar a la señal de Ashley, yo no las estaba escuchando, mi cuerpo estaba ahí, pero mi mente estaba en otro lugar, pensaba en mis amigos, como los extrañaba, y sobre todo a Sebastián. Si pudiera me subiría en un avión y me regresaría a Colombia, bueno si tuviera el dinero suficiente, porque estoy segura de que no me importaría mucho lo que dijeran mis padres.
¿Qué te pareció?- preguntó Michelle
Ehh, les sonó bastante bien – mentira, no tenía idea de que habían cantado.
Bueno, ¿ahora cantas con nosotras? – pregunto entusiasmada Ashley
-  Mejor no, prefiero aprenderme bien la canción –
-  Bueno
El resto de la clase estuve “aprendiéndome” la canción, pero ni siquiera la leí una vez, no dejaba pensar en ellos por más que quisiera no podía. Sebastián estaba presente en mi mente todo el tiempo, recuerdos y recuerdos, tuve que controlarme varias veces para que las lágrimas no salieran. Duré toda la clase así, hasta que el profesor dijo que regresáramos a nuestros asientos. Me paré, me senté al lado de Tom y guarde la letra de la canción en mi bolso. El profesor dijo algo como que la próxima clase íbamos a  ensayar todos juntos, no por grupos como habíamos hecho esta vez. Dijo algo más pero en ese momento me acordé como Sebastián se había declarado. Reviví la escena en mi mente.
**Flash Back**
Estaba en la fiesta de una amiga y estaba muy aburrida; sentada sola en una mesa, pues casi todos mis amigos estaban bailando. En ese momento Sebastián se acerca y se sienta a mi lado.
¿Aburrida?–
-  Mucho – contesté sin mirarlo
-  En ese caso, vamos a bailar-
Lo miré, y después de dudarlo me levanté. Bailamos un rato sin decir nada, yo solo me acordaba de las últimas semanas; me acompañaba a casa después de clases, todas las tardes salíamos a hacer algo juntos – bueno, la mayoría-, hablábamos mucho tiempo, y eso me gustaba y demasiado. Siempre me había gustado, pero nunca tuve esperanzas ya que parecía que no existía para él. Aunque después de estas semanas empezaba a creer que las cosas podían cambiar. Sonreí ante el hecho.
-  Me gusta que sonrías – giré mi cara para que no me viera enrojecer- Ven acompáñame
Sin entender que sucedía, lo seguí. Salimos y comenzamos a caminar por un pequeño jardín, nos detuvimos, él un poco más adelante que yo y se giró.
-  Nikki, no sé cómo decirte esto, nunca me había pasado con nadie más. Estas últimas semanas han sido las mejores que he tenido, me encanta estar contigo. Me di cuenta que nunca salías de mi mente...
Hizo una pausa y se acercó más a mí, suspiró, y antes de que yo pudiera reaccionar sus labios ya se encontraban sobre los míos, inmediatamente respondí al beso. Le pasé los brazos por detrás del cuello y el me abrazó por la cintura.
  ¿Quieres ser mi novia? – me preguntó separándose un poco
Me llevo menos de un segundo procesar la información, le respondí y rápidamente sus labios regresaron a los míos. Sonreí entre el beso, por fin, después de estar dos años enamorada de él, después de haber perdido las esperanzas, era novia del chico que siempre me había gustado.
**Fin del Flash Back**

13 de diciembre de 2010

Capitulo 4: "Conociendo gente nueva"

Cuando estuvo listo, llame a todos a la mesa, Hilary y Emily fueron las que hicieron toda la conversación, no paraban de reír y hablar pero yo las escuchaba a medias. Al terminar, subí a mi habitación y prendí el computador, tenía ganas de hablar con mis amigos y tal vez con Sebastián si es que estaba conectado, solo estaba Carolina, mi mejor amiga. Nos conocíamos desde hace mucho tiempo, siempre me escuchaba cuando lo necesitaba, la quería mucho.
Nikki: Hola Caro
Caro: Hola Nikki tanto tiempo sin hablar y tantas cosas que me tienes que contar
Nikki: La casa es genial, pero me imagino que leíste mi mail. Tengo cuarto propio y eso me alegra pues hoy pelee con Hilary,  bueno, pues algo así.
Caro: Cuéntame
Nikki: Pues no es nada importante, pero al parecer Emily la quiere más que a mí.
Caro: Que mal, ¿y has conocido a alguien nuevo, de amigos o algo así?
Nikki: La verdad no, pero ya falta casi una semana para entrar a clases entonces allí si conoceré a varios o eso espero.
Caro: Ojalá.
Nikki: Si, saluda a Nicolás de mi parte cuando lo veas.
Caro: Bueno, yo le digo, todos te extrañamos mucho
Nikki: Si yo también los extraño demasiado
Caro: Nikki me tengo que ir. Te cuidas y espero que hablemos muy pronto. Te quiero amiga.
Vámonos Nicolle – dijo Derek entrando a mi cuarto
¿A dónde? –
No se vamos a salir todos o eso parece – No tenía ganas de salir por lo que baje y le dije a mamá que si me podía quedar
¿Pero estas bien? –
Si mamá es solo que estoy cansada y no tengo ganas de salir-
Bueno quédate pero si sales me llamas –
Mamá no conozco a nadie aquí -
Bueno es cierto, me llamas si necesitas algo, te amo hija –
Yo también mamá, chao a todos–
Regresé a mi habitación, últimamente solo estaba en ella, pero, ¿qué más podía hacer? No conocía a nadie y si salía por la ciudad me perdería. No había desempacado, por lo que comencé con esta tarea. Coloque música para animarme un poco, estaba por acabar pero decidí comer algo. Estaba en la mitad de las escaleras para llegar al primer piso cuando alguien llamo a la puerta.
-  Hola Josh –
-  Hola Nikki, ¿cómo estuvo tu día? –
-  Aburrido –
-  Entonces mañana saldremos por ahí – propuso sonriendo
-  Eso sería genial – dije devolviéndole la sonrisa
Me agradaba Josh, era divertido y quería mucho a mamá, y con eso me bastaba para quererlo. Seguí hablando con Josh, y al rato llegaron los demás.
Hola – salude, aunque no todos respondieron
Papa, ahora viene Zac, ¿hay algún problema? – preguntó Justin
Y David – completo Derek
No, ¿pero que van a hacer? –
No sé, pasar el rato, aunque de pronto salimos más tarde –
Está bien –
Subí a mi cuarto y continué arreglando, pero no dure mucho porque me llamaron a comer. Todos hablaban animadamente sobre lo que habían hecho en la tarde, había ido a ver una película aunque separados, Justin y Derek una, y mamá, Hilary y Emily otra. Como yo no había hecho gran cosa casi no hable. Josh recogió la mesa y yo lave los platos, cuando termine decidí que no quería estar más en la habitación, por lo que me dirigí a la piscina. Me senté en el borde y sumergí mis pies.
Escuche un ruido detrás de mí, pero antes de darme la vuelta a ver que era, deje de oirlo. De pronto, sentí unas manos que me empujaban a la piscina, y termine dentro del agua, solo escuchaba la risa de Justin y Derek.
¡Los detesto! Ahora estoy empapada – dije acercándome a la orilla
Te ves mejor así – dijo Derek mientras seguía riendo, yo también reí y de pronto se me ocurrió algo.
Bueno, por lo menos ayúdenme a salir –
Derek me tendió la mano, yo la tome, pero en vez de usarla para salir, lo jale hacia el agua, no hubiera podido pero Justin al ver lo que intentaba hacer, me ayudo desde afuera y empujo a su hermano.
Niña malvada – dijo Derek riendo
Esa es mi nueva hermana – dijo Justin chocando las manos conmigo, pero también lo jale y como estaba distraído logré tumbarlo con facilidad
Terminamos los tres riendo en la piscina, después de un rato, decidimos que ya era hora de entrar. Salimos de la piscina mojando todo a nuestro paso ya que estábamos con ropa.
Chicos, ¿pero que les paso? – dijo mamá apenas nos vio, los tres nos miramos y solo reímos.
Nada importante – dije sonriendo
Si mojan el piso lo limpian , suban y cámbiense –
Subí a mi habitación y me seque, me coloque un short y una camiseta sencilla, me peine y baje a dejar la ropa mojada. Cuando estaba por subir las escaleras, timbraron y sin pensarlo abrí la puerta.
Hola, creo que nos equivocamos
En la puerta habían dos chicos, ambos eran altos y con buen cuerpo, el que había hablado tenía el cabello castaño oscuro y los ojos color miel, el otro, tenía cabello castaño claro y ojos grises, tenía un piercing en su ceja derecha.
Nicolle, ¿quién es? – preguntó Justin que estaba bajando por las escaleras – oh hola chicos, pasen.
Hola chicos – dijo Derek que acababa de llegar
Ella es mi nueva hermana Nicolle, ellos son Zac – dijo señalando al que no había hablado – y él es David, son amigos de la escuela
Hola
Tu hermana es mucho más bonita que en las fotos – dijo Zac, apenas termino de decir eso sentí como todo el calor se concentraba en mis mejillas haciéndome sonrojar
Oye ella es una bebe, cuidado – dijo Derek riendo
Derek, no soy una bebe – dije haciendo mala cara
¿Hermana? ¿Ella es tu nueva hermana? – dijo David sorprendido
Si – dijo Justin mientras todos subíamos por las escaleras, llegamos al tercer piso y yo me dirigí a mi habitación
Hey, Nicolle, ¿por qué no estas con nosotros? Así sociabilizas y practicas inglés – dijo Justin mientras reía, siempre me había molestado con eso, en cambio Derek me había ayudado a aprenderlo a la perfección
Bueno –
Entramos a la habitación que estaba enfrente de la de Hilary, pensé que sería la habitación de alguno de los dos, pero no, era su cuarto de juegos, había un sofá, dos sillas, el televisor, y muchas cosas más. Me senté mientras los chicos elegían que hacer, me encontraba absorta observando la habitación cuando siento que alguien se sienta a mi lado.
Hola – me dice Zac
Hola –
¿Eres de Colombia verdad?-
Si
¿Cuántos años tienes?-
15, ¿y tú? –
18
Mientras los demás jugaban en la consola, Zac y yo hablábamos, el me preguntaba y yo respondía, yo le preguntaba y el respondía.
¿De qué tanto hablan? – dijo Derek sin desviar la vista de la pantalla
De todo – le respondí
Me agrada tu hermana, es linda– dijo Zac
Si lo es, pero está comprometida
¿Comprometida?
¿Llevan hablando toda la noche y no lo sabes? Nicolle tiene novio – dijo Justin sin darle importancia
Que por cierto no me agrada – dijo Derek
¿Novio? ¿Por qué no me habías contado? – dijo Zac ignorando a mi hermano
Porque tú no habías preguntado – Zac sonrió con mi respuesta
¿Es de aquí? ¿O de Colombia?-
De Colombia
Ah, entonces tengo oportunidades – dijo sonriendo
No lo creo – dije
Una relación a distancia pocas veces funciona –
Pues la mía será parte de esas pocas que si funcionan-
Eran casi las 10 cuando David y Zac se fueron, me despedí de mis hermanos y me dirigí a mi habitación, me recosté en la cama y antes de darme cuenta ya estaba despierta otra vez. Como Josh me había prometido, salimos todos juntos, conocí otra parte de la ciudad y en eso se nos fue todo el día. El domingo salí con Emily, fuimos a un parque cercano a casa, y allí estuvimos toda la tarde.
La semana siguiente se acabó antes de lo que hubiera querido, hable demasiado con Sebastián, fuimos a la playa, a cine y acompañe a Hilary a comprar ropa.
La mañana del sábado fue tranquila, me dediqué a dibujar cerca de la piscina.
¿Qué haces? – preguntó Emily sentándose a mi lado
Nada importante, ¿por? –
¿Quieres jugar a las muñecas conmigo? –
Bueno, igual no tengo nada mejor que hacer –
Subimos al cuarto de Emily, y ella comenzó a sacar todas sus muñecas, con la ropa y los accesorios, la cama, el baño, la cocina, el carro, en fin, todo lo que tenía. Como es pequeña, entre papá, mamá, Josh y Cristina – la esposa de papá- le regalan cualquier cosa que pide, por eso tiene de todo.
Tú eres esa – dijo mientras me entregaba una muñeca con un hermoso vestido rosa, y cogía para ella una princesa – y yo soy esta
Siempre eres la princesa-
Sí, porque es la más bonita. El príncipe es mi novio y el otro es el tuyo, es igualito a Sebastián – dijo riendo, Emily quería mucho a Sebastián
Bueno y ¿a qué vamos a jugar?-
Está listo el almuerzo – dijo Hilary que acababa de entrar
-  Justo cuando íbamos a jugar, Hilary ¿quieres jugar con nosotras después de almorzar? – pregunto Emily
-  Ehh claro – respondió Hilary no muy segura
Emily almorzaba muy rápido porque quería ir a jugar. Cuando todos acabamos, ayude a recoger la mesa y subí con Emily y con Hilary a seguir jugando. Jugamos y reímos toda la tarde, Emily comenzó a quedarse dormida, la cambiamos y la acostamos en su cama. Hilary me ayudo a recoger los juguetes, y luego cada una se fue para su habitación. Al llegar a la mía, decidí terminar el dibujo que había comenzado. Me esforcé mucho, porque de verdad quería que quedara bien, era el dibujo de un hada sentada en una roca en el centro de un lago, el dibujo era de noche y el hada estaba sola, se abrazaba las rodillas y escondía la cara entre estas. Era un poco deprimente, pero así estaba yo; triste, me sentía sola en un lugar al que no pertenecía. Cuando termine deje el dibujo en el escritorio y decidí descansar.
Desperté temprano, muy temprano. Después de dudarlo mucho me levanté, me puse un pantalón de sudadera negro, una blusa blanca, y agarré mi pelo. Quería salir a correr, llevaba más de una semana sin hacer algo de ejercicio, y estaba acostumbrada a hacer deporte por lo menos tres veces a la semana. Baje a la cocina y estaban Josh y mama.
¿Qué haces despierta tan temprano?- dijo mama mirándome extrañado, nunca había sido buena para madrugar.
No lo sé, no tenía más sueño así que decidí salir a correr-
Bueno, ¿quieres jugo? – me ofreció mamá
Está bien –  me lo tome, agarre mi celular, una botella de agua, me despedí y salí.
Corrí casi una hora. Me detuve en un parque, estaba tan cansada que me dirigí a una silla, simplemente me deje caer, pero, no calcule bien y terminé en el suelo.
Hola, ¿Estás bien?dijo alguien ayudándome a levantar, era un chico alto, pelo castaño y los ojos también.
Estoy bien gracias -
Me llamo Thomas, pero me puedes decir Tom-
-  Soy Nicolle –
¿Te gusta mucho hacer deporte verdad?-
Si, bastante –
Se nota, nadie más saldría un domingo a las 9 de la mañana a correrle sonreí, tenía toda la razón- ¿Y a qué instituto vas? –
Ehh, no lo sé, me mudé hace poco -
¿En serio? Con razón nunca antes te había visto-
Oye fue un placer conocerte pero me tengo que irdije levantándomeEspero que nos volvamos a ver
¿Espera, me das tu número?-
Claro . Nos despedimos y regresé a casa.
Subí a mi cuarto, me bañe y me puse un jean, una camiseta rosada de tiras, mis convers rosadas y me dejé el cabello suelto. Como aún no estaba listo el almuerzo, prendí mi portátil y tenía un mensaje nuevo de Sebastián:

Amor: espero que te vaya bien en tu primer día de clases, hace rato no hablamos, espero que estés disfrutando tus últimos días de vacaciones. Te amo y te extraño, espero que nos podamos ver pronto

Le respondí, y baje a comer algo, no había mucha gente en casa, Josh, mamá y Emily habían salido a hacer compras, Justin y Derek habían salido por ahí y Hilary si estaba, pero encerrada en su habitación. Prepare palomitas y fui al salón a ver una película, antes de que acabará llegó mama, y cuando acabo llegaron Justin y Derek. Lo que quedaba de día leí un poco y me fui a dormir, mañana sería un día muy largo.

7 de diciembre de 2010

Capítulo 3: “Mis pequeñas vacaciones en LA”

Nota: Lo que esta con otro color es porque los personajes hablan en ingles, no encontre otra forma para demostrarlo, asi que, espero que lo entiendan :)

¡Nicolle! – todavía no me quería levantar, por lo que intente ignorar la voz fastidiosa que quería que despertara, por supuesto sin éxito por parte de ninguna de las dos - ¡Nicolle levántate! –
Sentía como alguien empezaba a saltar en mi cama por lo que adivine quien era.
Cálmate Emily ya me levanto – me levante tranquilamente mientras ella se sentaba en mi cama, me gire comencé a hacerle cosquillas. Logró escaparse y corrió al cuarto de Hilary.
Me arregle y cuando estuve lista baje a desayunar. Estaban Hilary y Justin sentados terminando de desayunar, me serví un cereal y me senté con ellos.
Hola, ¿y mamá y Josh? – pregunté
Fueron trabajar – respondió Hilary sin prestarme mucha atención
Oh verdad
Recogí mi plato y me dirigí a mi habitación. Encendí el computador lo más rápido que pude, me conecte y allí estaba él, sonreí y antes de que pudiera hacer algo él se adelantó.
Sebas: Hola amor
Nikki: Hola
Sebas: ¿Cómo estás? ¿Cómo te ha ido en tu nueva casa?
Nikki: Súper la casa es hermosa y tengo cuarto propio.
Sebas: Me alegro mucho amor, ¿sabes? Te amo demasiado y no sabes cuánto te he extrañado en este poco tiempo que no hemos hablado
Nikki: Yo también te amo y te extraño demasiado, si pudiera hoy mismo me iría a Colombia para estar contigo
Sebas: Eso me encantaría, ahora mismo saldría para allá.
En ese preciso momento llego Justin
- Nicolle vamos a salir, hoy seré tu guía personalizado – dijo sonriendo
Bueno pero espérame un momento –
No, nada de momentos, nos vamos ya, te espero abajo en mm…5 segundos. Y estoy hablando muy enserio– intentó quedarse serio pero no lo logró, se rió mientras salía de mi cuarto.
Nikki: Me tengo que ir. Te amo, hablamos después.
Sebas: No te vayas
Nikki: Lo siento, pero me tengo que ir.
Sebas: Esta bien... te amo, nunca lo olvides.
Me mire al espejo del baño y salí rápidamente a la puerta principal donde ya estaba esperándome Justin.
Te demoraste - dijo sonriendo.
¿A dónde vamos? – pregunte mientras caminaba a su lado
No lo sé, solo caminemos por ahora –dijo dudando
- Ok –
Todo lo que me mostraba me encantaba, era tan diferente a lo que estaba acostumbrada que me asombraba con todo. 
¿Quieres comer un helado? –
- Si claro, hace calor – respondí recogiéndome el pelo en una cola de caballo
Nos sentamos en unas mesitas que estaban fuera de la tienda, mientras comíamos hablábamos y la conversación que comenzó con la escuela termino con Sebastián. Le conté todo y el atento me escuchó, y de vez en cuando hacia un comentario.
¿Porque estas tan apegada a él? – dijo cuando termine
Porque lo amo – respondí mecánicamente
¿Y no has pensado que de pronto es que estas acostumbrada a él? – me quede callada por un segundo pero luego conteste
No claro que no yo lo amo – dije aunque en mi interior dude
Bueno como digas, ¿seguimos caminado?
Vamos –
Aunque negué todo, todavía tenía la duda, ¿será verdad lo que Justin decía?, me sorprendí y asuste al pensar que tal vez él no era el amor de mi vida como tantas veces había pensado, que tal vez era un novio cualquiera, algo pasajero, que seguíamos juntos por costumbre, quizás solo era la ilusión del primer amor.
Cuando regresamos mamá estaba preocupada pues no la había llamado, y no pude subir a mi habitación hasta que le explique todo lo que había hecho en la tarde. Estaba demasiado cansada y me acosté a dormir inmediatamente.  
Al día siguiente me levante temprano y baje por algo de comer, me di cuenta de que por fin era viernes, aunque como estaba de vacaciones no era mucha la diferencia. Mire por la ventana y vi que era un muy buen día, por lo que quise ir a la piscina.
Nade hasta que me canse, salí del agua y me recosté en una silla a escuchar música. Al poco tiempo llegó Hilary.
¿Te puedes quitar de ahí, por favor?
Yo llegue primero – era la primera vez que me hablaba en inglés por lo que me sorprendí.
¿Y? No me importa
- Hay más sillas siéntate en otra- dije ya enfadada
No a mí me gusta esta
Pues, no me pienso quitar – por lo que furiosa se fue, decidí seguir escuchando música pero llego alguien más.
¿Qué te pasa con Hilary? – dijo Emily con cara de curiosidad
Nada, ¿porque lo dices? –
Porque entro a la casa furiosa, las quiero mucho a ambas y no quiero tener que elegir-
Si te tocará elegir, ¿me elegirías? – le pregunté con curiosidad
No lo sé – dijo después de pensar un rato
Pero Emily soy tu hermana –
Lo sé – dijo mientras se iba.
No podía creer que mi propia hermana elegiría a otra persona antes que a mí, y eso que nos llevamos muy bien. No le di más vueltas al asunto, seguí escuchando música pero mamá me llamo desde dentro de la casa. Hoy no había ido a trabajar, refunfuñando entre.
Deberías comerte un sándwich o algo así – me dijo a penas entre
Bueno, espera ya lo preparo voy a vestirme – dije con ademan de salir de allí.
Pero no te demores que después necesito que me ayudes a hacer el almuerzo –
Salí nuevamente y allí estaba Hilary con mi hermana jugando en la piscina como mejores amigas, sentí un poco de celos pero no les di importancia, recogí mis cosas y subí a mi cuarto. Me bañe, me vestí y baje lo más rápido que pude a la cocina.
Por fin viniste – dijo con cara de reproche
Lo siento mama es que preferí bañarme de una vez– dije con una sonrisa en la cara, al final sonrió y comenzamos a cocinar.