6 de febrero de 2011

Capítulo 8: "¿Crees que va a funcionar?"

Hola!!
Perdón por haber tardado tanto en publicar, les prometo que posteare más seguido. Espero que les guste esta entrada :)


Como era de esperarse, estaba cansada al día siguiente. Me arreglé y me fui con Derek y Justin al instituto. Tenía dos horas seguidas de Matemáticas, llegué al salón y me senté junto a Sarah. Delante de esta estaban Ashley y Rachel que hablaban ignorándola.
-          Hola Sarah-
-          Hola
-          ¿Por qué estás sentada sola?-
-          Pues, siempre me siento con Rachel, pero hoy esta sentada con Ashley- dijo intentando quitarle importancia al asunto - ¿Y qué te pasa a ti?  
-          Solamente estoy cansada-
-          ¿Por qué?- preguntó con curiosidad
-          Ayer estuve hablando con Sebastián hasta muy tarde –
-          Solo es una pregunta, pero, ¿crees que va a funcionar? Pues nunca se ven y viven un poco lejos
-          Si, si lo creo. Haré todo lo posible por que sea así-
-          Te deseo suerte- me quedé en silencio preguntándome por qué todos  me decían lo mismo.
-          Si te enfadaste lo siento- dijo Sarah interrumpiendo mis pensamientos
-          No, no es eso. Solo que varias personas me han dicho lo mismo-
-          No te preocupes, si lo quiere en verdad, va a funcionar. ¿Cuánto llevan juntos?
-          9 meses
Se quedó pensando y no hablamos por un buen rato, al final terminé contándole mi vida, me aburría hablar tanto de mí además que me sentía egocéntrica, pero ella parecía interesada.
-          ¿Por qué no estás hablando con Ashley y Rachel? –pregunté cuando me di cuenta como Sarah miraba a Rachel y ella la ignoraba olímpicamente al igual que Ashley. Ella suspiró.
-          Me enfadé con Rachel porque hoy está en esos días en que cree que me puede tratar como se le da la gana, y `pues cuando pelea conmigo, me ignora al igual que Ashley –
-          Que mal –
-          No importa mucho la verdad, no es la primera vez que pasa –
Me sentí mal, Sarah era una buena persona y no merecía que la trataran así, aunque ella dijera que no le importaba se notaba que si.
-          ¿Quieres salir conmigo hoy?- pregunté
-          Está bien –
-          Podemos ir a comer un helado o ver una película – dije pensando
-          Me agrada la idea – dijo y me sonrió.
Después de acabar nuestras dos horas de Matemáticas, nos dirigimos a la cafetería.
-          Hola chicas- dijo Paul cuando Sarah y yo nos sentamos. El resto ya estaba ahí.
-           Hola-
Todos hablaban animadamente, pero yo no participaba, pensaba en varias cosas; en la conversación con Sarah, y con Sebastián. De pronto, Jake interrumpió el hilo de mis pensamientos.
-          ¿Y qué más de tu novio?- el tono que utilizó no fue de curiosidad sino por entablar conversación
-          Pues la verdad, bien- dije sonriendo. Mi mirada comenzó a recorrer el comedor, y de pronto, al pasar por la mesa de mis hermanos; mi mirada se cruzó con la de Zac, que me sonrió y me hizo señas para que me acercara. – Ya vengo
Me levanté de la silla sin esperar una respuesta por parte de mis amigos y me dirigí hacia él.
-          Hola Nikki- dijo mientras me pasaba el brazo por la cintura pero el continuaba sentado.
-          Hola Zac, ¿qué pasa?-
-          Mira, ellas son Katherine y Roxanne – dijo señalándolas, Katherine tenía el cabello castaño claro y los ojos también, y Roxanne rubia y ojos verdes. Su mirada no era muy amistosa
-          Hola, dime Kate y a ella Roxy –
-          Hola-
-          Hermanita, mañana vamos a hacer una fiesta en la casa, entonces invita a tus amigos- dijo Justin
-          Está bien, yo les digo – me despedí y me dirigí nuevamente hacia mi mesa
-          ¿Qué pasó?- preguntó Sarah
-          Nada, simplemente Zac me llamo, y mi hermano me dijo que mañana hay una fiesta en mi casa, y que están invitados-
-          Cuenta conmigo- dice Cristian
-          Y conmigo- dijo Sarah
-          Bueno, vamos todos- dijo sonriendo Jake
-          Será divertido- dije respondiendo a la sonrisa de Jake
La campana sonó y cada uno se fue para su clase. La clase de Gimnasia pasó rápido y llegó la de Geografía, y otra vez paso con una preocupante rapidez. Me dirigí hacia el carro, pero ninguno de mis hermanos estaba ahí. Quizás se demoraron pensé. Después de casi 10 minutos me desesperé y decidí caminar a casa, pero antes de que pudiera dar más de cinco pasos lejos del carro, mi celular vibró.

Nikki lo lamento, no te puedo llevar a casa., pero no te vas sola. Zac te espera en la salida. Cuando lleguemos te explicamos. Justin

Bueno, por lo menos no me iría sola. Me dirigí al parqueadero y busque con la mirada a Zac, cuando logré localizarlo me dirigí a él. Estaba recostado en su carro con una mano dentro del bolsillo de su pantalón y sonreía.
-          Hola Zac, ¿hoy serás mi niñero?- dije sonriendo
-          - dijo  correspondiéndome a la sonrisa- ¿Vamos?
-          Claro-
Me subí a su carro y él lo hizo por el otro lado.
-          Y ¿por qué me vas a llevar tú? Digo, ¿te ofreciste o te obligaron?- pregunté después de un rato en el que el silencio había comenzado a fastidiarme
-          No tenía nada mejor que hacer-
-          Oh, y ¿por qué organizaron una fiesta?-
-          Pues, como ustedes se mudaron hace poco, pensamos que era necesario estrenar la casa, y la mejor manera era la fiesta –
-          Es verdad- él sonrió – ¿y mis hermanos? ¿qué les paso?-
-          Están castigados-
-          ¿Castigados?-
-          Sí, siempre les pasa. Iban a salir del instituto para encontrarse con David y conmigo pero los atraparon-
-          Que idiotas- dije más para mí misma, pero Zac me escucho y sonrió.
-          Si la verdad es que si – Zac detuvo el carro y me di cuenta que ya habíamos llegado
-          Gracias Zac
-          De nada- me despedí con un beso en la mejilla y salí del carro.
Al entrar a casa, me encontré con Emily en la sala estaba en el piso coloreando. La saludé y subí a mi habitación. Deje mi mochila y regresé a la cocina para comer algo. Allí se encontraba una chica de unos 18 o 19 años que no conocía.
-          Hola – saludé, la chica se giro y me miro. Era un poco más alta que yo, su pelo era negro y lo llevaba hasta un `poco más debajo de los hombros. Sus ojos eran una combinación de gris con azul.
-          Hola, me llamo Alexandra, pero dime Alex –
-          Yo me llamo Nicolle. Perdón pero, ¿tu quién eres?-
-          Soy la niñera de Emily - ¿niñera? No sabía que tenía una, aunque claro, es lo más lógico ya que mamá trabaja todo el día
-          No te había visto antes – dije más para mi misma
-          Es que estaba en mis días libres, y regresé a trabajar el martes –
-          No te vi ni el martes ni ayer – aunque claro, estuve el martes dormida toda la tarde y ayer hable con Sebastián, pero aún así me extrañaba no haberla visto apenas llegaba a casa
-          Eso es porque el martes lleve a tu hermana al parque y ayer me estuvimos en su habitación jugando con sus muñecas –
-          Oh – fue lo único que dije, Alex volvió a sonreír y continuó preparando algo de comer
Todavía tenía tiempo, pues Sarah vendría por mí a las 5. Llamé a mamá mientras me servía agua para pedirle permiso y no se opuso, le encantó la idea.
-          Alex tengo hambre- dijo Emily entrando a la cocina
-          Espera, ya estoy terminando- dijo mientras cogía una bandeja en la que había galletas, leche y un plato de fruta
-          Está bien –
Alex salió y fue al jardín con Emily, ambas se sentaron en el pasto a comer mientras tomaban el sol. Estuve en mi habitación hasta que llegó la hora de comenzar a arreglarme. Me maquille un poco y cambie mi bolso. No eran las cinco y ya estaba lista, no sabía que hacer por lo que me senté en la sala a ver televisión. No tuve que esperar mucho porque a los pocos minutos llamaron a la puerta.
-          Hola Sarah- la salude al verla
-          Hola, ¿lista?-
-          Claro – recogí mi bolso y salí detrás de ella.
Subimos al carro y puso música, nos dirigimos al centro comercial.
-          ¿Te molestaría acompañarme a comprar ropa? Necesito algo para mañana – preguntó después de un rato en silencio
-          No, no me molesta. Quizás encuentre algo para mi, porque la verdad, también necesito-
Llegamos al centro comercial y nos dirigimos a una tienda que Sarah ya conocía. Ella se probó casi toda la tienda, pero al final no se quedo con nada. Yo encontré un short y me lo probé, me gusto y lo compre.
Así hicimos en varias tiendas. Eran casi las 7 cuando, terminamos. Ella se compró un short blanco y una blusa negra sin mangas. Yo me compre un short gris y una blusa morada que dejaba ver un hombro. Decidimos que nos arreglaríamos juntas para la fiesta en mi casa.
-          ¿Vamos a comer algo? –
-          Claro –
Nos dirigimos a la heladería y cada una pidió un helado. Cuando nos lo entregaron nos sentamos en una mesa cercana a la puerta. 

-          Nos vemos mañana – me despedí de Sarah que me había regresado a casa
-          Esta bien, adiós – me baje del carro y me dirigí a casa
-          Hola mamá -
-          Hola hija – me respondió desde la cocina - ¿Qué tal te fue?
-          Bien, compre ropa – dije mientras me dirigía a la cocina.
-          Me gusta – dijo cuando le mostré todo - ¿Es para mañana?
-          Si, ¿sabes lo de mañana?-
-          Si, al principio no estaba segura pero Josh me aseguro que no pasaría nada, que no era la primera vez que los chicos hacían una fiesta. Así que acepte y mañana en la noche Josh, Emily y yo saldremos a hacer algo – solo sonreí como respuesta.
Subí a mi cuarto, me cambie y me acosté a dormir.

1 comentario:

  1. Hola! Me encanta la historia!! :)
    Porfa, pasate por mi blog, y me dices qe te parece, ok?
    http://papeles.mojados.blogspot.com/
    Un besazo!! Y no dejes de escribir, porfaaa! =D

    ResponderEliminar