4 de marzo de 2011

Capítulo 11: "La fiesta"

Narra Sarah
La alarma comenzó a sonar, la apagué. Llevaba casi una hora despierta pero sin levantarme de la cama. Me arregle y baje, como siempre mamá no estaba por lo que me prepare el desayuno y me senté a comer sola. Al terminar, me cepille los dientes, cogí mis cosas y salí.
Llegué al instituto y me dirigí a una banca que vi vacía, me senté y saque mi reproductor para escuchar música mientras comenzaban las clases.  Dure un rato así hasta que sentí como alguien se sentaba a mi lado, me quite un audífono y gire mi cabeza, al hacerlo me encontré con la sonrisa de Thom a la cual correspondí.
-          Hola Sarah ¿cómo estás?-
-          Bien, ¿y tú?-
-          Bien, ¿vas a ir a la fiesta de esta noche?- preguntó
-          Sí, claro. ¿Y tú?- pregunté aunque ya sabía, si había fiesta Thom estaba ahí
-          Por supuesto-
Nos quedamos en silencio disfrutando del sol hasta que sonó la campana, me despedí de Thom y me dirigí a mi clase de Historia. Me encantaba esa clase, aparte de que era buena estaba con Justin, me gustaba, y parecía que yo también a él. Pero no podía estar segura, porque Justin trataba bien a todas las chicas.
-          ¿Por qué llega a estas horas?- preguntó el profesor sacándome de mis pensamientos
-          Se me hizo tarde- dijo Justin sonriendo
-          Ya lo note, tome asiento-
-          Hola linda – dijo Justin sentándose a mi lado. Me encantaba que me dijera así
-          Hola Justin, ¿por qué llegaste tarde?- pregunté
-          Nicolle se quedó dormida y no me quise levantar, pero Derek me obligo-
Le sonreí, era guapo. Me encantaban sus ojos azules, que cada vez que lo miraba me perdía en ellos, siempre que sonreía yo también lo hacía. Su cuerpo perfecto me volvía loca. Suspiré, nunca sería mío, le encantaba estar con todas. Aunque claro, parecía que mi corazón no entendía eso, porque cada vez que lo veía me gustaba más.
-          ¿Vas a ir esta noche?- preguntó
-          Si claro –
-          Qué bueno, no sería lo mismo si  no fueras – sonrió
Mierda, ¿por qué me decía eso? ¿No sabe que puede hacer que una chica tonta como yo se enamore? Espera ¿enamore? No, yo no estoy enamorada. Yo no me puedo enamorar, me prometí a mí misma que nunca más lo haría después de todo lo que me paso con el idiota de Eric, él que me hizo sufrir hasta lo imposible, él que fue mi primer amor, él que tanto daño me hizo y del que solo saben Justin que me consuela siempre porque siempre que estoy mal, él me encuentra y Thom, mi mejor amigo.
-          ¿Te vas a quedar ahí?- dijo Justin
-          ¿Perdón? –
-          Ya acabo la clase, vamos- 
-          Claro – recogí mis cosas y mientras lo hacía me di cuenta que había copiado todo lo que había dicho el maestro aunque no había prestado atención.
Salimos del salón y Justin me tomó de la mano, apenas lo hizo sentí una corriente eléctrica recorrer todo mi cuerpo, una sensación que me gustó. Lo miré un poco confundida por su gesto, el levanto los hombros restándole importancia y me sonrió.
-          ¿Qué clase tienes?-
-          Música, ¿por?-
No me respondió, simplemente se limitó a caminar hacia mi clase. Al llegar me dio un beso en la mejilla y se fue. Entré a clase un poco ida, no era normal que se comportara así, pero no debía ilusionarme, al final no serviría de nada. Me dirigí hacia donde se encontraba Thom.
-          ¿Y esa sonrisa de estúpida que tienes en la cara se debe a … ?- preguntó al verme
-          Adivina – dije
-          Justin – yo solo sonreí y él puso los ojos en blanco – Sé que te gusta, pero por favor ten cuidado, no quiero que te lastimen como la otra vez
-          No te preocupes- Thom siempre era así, era muy sobre protector, parecía mi hermano pero no me molestaba
La clase pasó rápido como siempre que tenía música. En el descanso no quise ir a la cafetería por lo que me fui a una silla a tomar el sol. La campana sonó y regresé a clase; dos horas seguidas de Química. La clase pasó lenta, pero la mayor parte del tiempo no preste atención. Por fin llegó la hora del almuerzo, y esta vez sí fui a la cafetería, donde me senté con todos.
Me senté entre Thom y Cristian, pero no hable con ninguno. Escuche a Nicolle hablar con Ashley sobre sus hermanos pero no le presté atención pues Justin me hizo señas y articuló las palabras Te esperó esta noche linda para después sonreírme y continuar hablando con Zac.

El almuerzo acabo y regresé a clases, presté atención ya que no me podía permitir seguir pensando en Justin, mi cabeza estaba hecha un lío, pero no quería desenredarlo. Entre intentar concentrarme y tomar apuntes, la clase acabo e increíblemente rápido me dirigí al parqueadero. Estaba por ir hacia mi carro pero me acordé de que más tarde iba a salir con Nicolle, no tenía ganas de estar sola en mi casa, no hoy, por eso decidí llamarla.
-          ¿Hola?- respondió
-          Hola Nikki, ¿ya saliste del instituto?-
-          No, ¿por?-
-          Quería saber si nos íbamos juntas, me acompañas a mi casa a recoger mis cosas, y luego vamos a la tuya, ¿quieres?- por favor di que si
-          Si claro, ¿Dónde estás?-
-          En el parqueadero –
-          Está bien, ya voy para allá –
No tuve que esperar ni diez minutos a Nicolle, porque pronto llegó a donde yo estaba, la saludé y juntas nos dirigimos a mi carro. En el camino casi no hablamos y pronto llegamos a mi casa que no quedaba muy lejos del instituto.
Subimos a mi cuarto y ella se sentó en la cama mientras yo sacaba una mochila y guardaba todo lo que necesitaba. Lo hice lo más rápido posible por lo que antes de que pasaran diez minutos estuve lista.
-          Estoy lista – dije
-          Bueno, vamos –
Nos montamos nuevamente al carro y nos dirigimos a su casa que no era muy lejos de la mía, al entrar quede maravillada, era muy grande y bonita. No le dije nada pues Nicolle comenzó a subir las escaleras. Llegamos al tercer piso y nos dirigimos a una de las cuatro puertas que había allí. Su cuarto era muy bonito, tenía un balcón, la cama con un velador a un lado, un escritorio, el armario y un baño.  Nikki dejo su mochila cerca de su cama y yo hice lo mismo, nos sentamos en su cama y comenzamos a hablar de temas triviales.
Al rato vi el portarretrato que se encontraba encima del velador, se podían poner cuatro fotos, lo cogí para poder detallarlas mejor; la primera era de ella con un niña pequeña de cabello rubio y los mismos ojos azules de Nicolle, la cual supuse era su hermana. La segunda era con sus padres, se veían muy felices, me dio nostalgia por lo que continué con la tercera foto, en ella estaba Nicolle con dos amigos, una chica de cabello negro y ojos verdes y un chico de cabello y ojos oscuros, pensé que eran sus amigos pero no estaba del todo segura.
-          ¿Quiénes son?- pregunté señalando la foto
-          Mis mejores amigos: Nicolás y Carolina- sonreí como respuesta
La cuarta y última foto era de ella abrazada con un chico de cabello castaño claro y ojos oscuros, a ella se le veía muy feliz pero él no parecía igual o por lo menos no igual de feliz que Nicolle.
-          ¿Y él? –
-          Sebastián – cuando dijo su nombre un brillo paso por sus ojos sonreí ante eso

Seguí mirando la foto intentando descifrar la mirada de Sebastián pero fue en vano, deje el portarretrato en su sitio y seguimos hablando. Nos quedamos sin tema por lo que bajamos a ver una película, me pidió que escogiera la película mientras ella iba a hacer palomitas. Elegí la primera que vi y la coloqué.
Media hora después tocaron a la puerta y Nicolle se levantó a abrir.
-          Hola chicos- escuche decir a Nicolle
-          Hola Nikki – dijo Zac – quería volverte a ver
-          Yo sé que te hago falta – sonreí y Justin rió
Justin, mi corazón se aceleró pero respire profundo para tranquilizarme.
-          ¿Qué haces?- preguntó Derek
-          Veo una película con Sarah – dijo y se sentó a mi lado.
-          ¿Nos van ayudar con lo de la fiesta? – preguntó Justin, quien me sonrió.
-          Lo siento hermanito, mi amor por ti no llega a tanto – dijo Nicolle después de dirigirme una mirada
-          ¿Y tu amor por mí? – preguntó Zac sentándose al lado de Nicolle y pasándole el brazo por los hombros. Ella se puso roja y agacho la cabeza
-          Ehh, tampoco – dijo intentando estar calmada pero sus esfuerzos fueron nulos pues se notaba el nerviosismo en su voz. Zac también lo notó y rió.
-          Bueno, váyanse y déjennos terminar de ver la película – dije intentando alejar a Zac de Nicolle para que ella recuperara su color natural, y claro también a Justin de mí
-          Está bien – dijeron

Bueno, como se dieron cuenta este capítulo es un poco diferente al resto. Lo narra Sarah, creí que sería bueno contar la fiesta desde el punto de vista de ella. Espero que les haya gustado. Comenten!

1 comentario:

  1. Hola!
    Hoy me lei todo tu blog Haha! Me encanta!
    Trato de aprenderme todos los personajes :3
    Veo que hace dias no publicas :(
    Espero que sigas escribiendo porque me encanta tu forma de contar la historia y por cierto me encanto que hicieras un capitulo de otro punto de vista :D ... Amo tu blog ...~Is~

    ResponderEliminar