21 de marzo de 2011

Capítulo 13: "Sábado"

Sentí un leve ruido por lo que poco a poco empecé a abrir los ojos, me dolía un poco la cabeza, pero apenas era perceptible. Me frote los ojos con las manos y me senté en la cama, mire la hora; 10: 30 am, era temprano pero sabía que ya sería muy difícil volver a dormir, por lo que me levante y rápidamente bajé a la cocina.
-          ¿Resaca?- preguntó mamá apenas puse un pie en la cocina
-          No para nada – dije mientras servía un vaso de agua
-          ¿Segura? – dijo mirándome
-          Sí, me duele un poco la cabeza pero no mucho-
-          Está bien-
Le sonreí y comencé a prepararme algo para desayunar; me decidí por un cereal. Terminé, lave los platos y me dirigí hacia mi habitación. Estaba por subir las escaleras hacia el tercer piso cuando Emily sale de su cuarto y me abraza las piernas por detrás mientras reía.
-          Hola Nicolle –
-          Hola Emily – dije mientras intentaba soltarla, lo logré y la cargue para que quedáramos a la misma altura
-          ¿Hablamos más tarde con papa? Hace mucho no lo hacemos- dijo sonriendo y enredando sus piernas en mi cintura para que fuera más fácil cargarla
-          Claro, pero en la tarde. ¿Bueno?- asintió y me pidió que la bajara.
Lo hice y continué mi camino hacia mi cuarto para bañarme. Me demoré un poco más de lo que siempre me demoraba. Salí envuelta en la toalla y me cambie. Casi era la una y mis hermanos seguían dormidos. Debieron tomar demasiado pensé.
Bajé nuevamente a la cocina pero esta vez para ayudar con el almuerzo, pero no había gran cosa por hacer ya que Josh estaba ayudando a mamá.
-          Nikki por favor despierta a Justin y Derek y avísale a Hilary que ya está servido el almuerzo – dijo Josh sonriendo, un gesto que lo hacía ver mucho más joven
Asentí con la cabeza y subí rápidamente al tercer piso. Abrí la puerta del cuarto de Hilary y la vi sentada en su cama hablando por celular.
-          Hilary, ya está listo el almuerzo – asintió sin mirarme y continuó hablando
Suspiré y cerré nuevamente la puerta, me dirigí a la habitación de Justin y Derek y vi Emily estaba en ella.
-          ¿Qué haces aquí?- pregunté sorprendida casi no le gustaba estar en la habitación de los chicos
-          Intentando despertarlo pero no puedo – dijo cruzándose de brazos y sentándose a los pies de la cama de Derek
-          ¿Por qué?- pregunté sentándome a su lado
-          Están muy dormidos – dijo mirándome, de pronto sus ojos se iluminaron – Ya sé cómo despertarlos
-          ¿Cómo? – dije con precaución, pero ella me ignoró y se levantó.
Me sonrió y se paró sobre la cama de Derek. Adiviné lo que quería hacer, comenzó a saltar sobre Derek y este se levantó de inmediato, la miró aún medio dormido y Emily paró.
-          Despierta – dijo Emily con una sonrisa
Se frotó los ojos y antes de que me diera cuenta estaba haciéndole cosquillas a Emily.
-          Serás ... algún día te despertaré así- dijo mientras Emily no paraba de reírse
-          Silencio, es lo único que pido – dijo Justin levantándose – En esta casa no dejan dormir
Bajamos a almorzar y todos acabamos rápidamente, cuando terminamos Derek y Justin comenzaron a discutir sobre quién se bañaba primero, al final; terminó ganando Derek.
-          Déjame bañar- dijo Justin
-          No, yo gané. Llegué primero, lárgate y déjame bañar- le respondió Derek empujándolo fuera del baño
-          Idiota, algún día te ganaré – dijo Justin muy serio.
Derek y yo nos miramos y nos reímos lo cual enfureció aún más a Justin, que me siguió hasta mi habitación.  Al entrar me dirigí hacia el escritorio, pero antes de llegar, Justin me levanto y me llevo hasta la cama donde comenzó a hacerme cosquillas. Yo intentaba quitármelo de encima pero cualquier esfuerzo era nulo.
-          ¿Qué rayos te pasa? ¡Quítate!-
-          Eso te pasa por burlarte de mí- rió pero de repente recordó algo, paro y se sentó a mi lado
-          ¿Qué paso ahora?- pregunté pero él solo sonrió
-          ¿Sabes? Deberías bajar al cuarto de huéspedes-
-          ¿Para?-
-          Sólo baja, deje mi chaqueta ahí. ¿podrías traérmela?-
-          Está bien- suspiré y baje al primer piso
Abrí la puerta y entre al cuarto, pero antes de comenzar a buscar la chaqueta de Justin, me di cuenta de que Zac estaba sentado sobre la cama. No recordaba que se había quedado a dormir. Al verlo quedé completamente sorprendida, se encontraba sin camisa, solo con un pantalón que supuse era de Justin, tenía un cuerpo increíble, ligeramente bronceado y con los abdominales marcados pero sin exagerar. Si, definitivamente me gustaba Zac, era muy guapo. Suspiré, me sentía mal de que no me molestara que me gustara alguien aparte de Sebastián.
-          Nicolle- dijo Zac cortando abruptamente mis pensamientos- ¿En serio te gusto tanto que llevas una hora viéndome?
-          No te estaba viendo, y menos hace una hora – dije como pude, sentía mis mejillas muy sonrojadas.
-          Si como no, acéptalo Nicolle, te gusto – dijo sonriendo
-          Ya quisieras – dije resoplando
-          Oye, ¿ya almorzaron? Tengo hambre
-          Sí, pero si quieres te traigo algo de comer
-          No te preocupes, yo voy- dijo levantándose de la cama acercándose a mi
-          No insisto, ya regresó – dije saliendo rápidamente de la habitación.
No estaba segura si mamá sabía que Zac estaba aquí, pero creo que no le hubiera gustado verlo sin camisa en la cocina. Comencé a servirle comida y a pensar en que era una estúpida por no acordarme que Zac estaba en la casa. Con razón Justin me había mandado abajo, terminé de servir y me dirigí nuevamente a la habitación de huéspedes.
Con dificultad abrí la puerta, por lo que al entrar casi tiró todo, pero afortunadamente Zac reaccionó y cogió la bandeja.
-          Y eso que ya tengo la camiseta puesta, ¿qué hubiera pasado si no? – dijo bromeando pero yo en vez de reír me sonrojé
-          Espero que disfrutes – dije disponiéndome a salir
-          Espera Nicolle, quédate a hacerme compañía
-          Ehh, no te quiero molestar – dije intentando huir de la situación
-          No me molestas. Vamos, por favor quédate – dijo guiñándome un ojo
-          Bueno – dije sentándome a su lado
Hablamos mientras él comía, y nos reímos mucho. Siempre hacía bromas, estar con él era muy divertido. Cuando terminó, me despedí y subí a mi cuarto. Prendí el computador y me puse a revisar mis cosas.
-          Nikki ¿hablamos con papa? – dijo Emily entrando de repente al cuarto
-          Claro – se sentó a mi lado mientras yo miraba si estaba conectado. Por suerte así era, le envié una solicitud de video-llamada y esperé a que la aceptara
-          Hola cariño – dijo apenas hubo cargado todo. Sonreí, hace mucho no hablaba con él.
-          Hola pa – dijo Emily
-          Hola papa, ¿cómo estás?- pregunté
-          Bien cariño ¿y ustedes? –
-          Bien – dijo Emily
Duramos casi media hora hablando con papá, también vimos a Cristina – su esposa- y a Isa; estaba más grande de lo que recordaba, hablaba pero muy poco. Emily la adoraba al igual que yo. Se me escapó un suave suspiro de tristeza pero ni papá ni Cristina lo notaron. Los extrañaba, a pesar de que ya me estaba acostumbrando a Los Ángeles, todavía extrañaba mi antiguo hogar. Nos despedimos y después de cerrar bajé a ver televisión. 
El tiempo se me pasó muy rápido y cuando me di cuenta ya me estaban llamando a comer, me levante y me dirigí al comer donde ya estaban todos incluyendo a Zac. Toda la cena mamá y Josh estuvieron preguntándonos acerca de la fiesta, pero ninguno quería dar detalles, por lo que desistieron de seguir preguntando.
Terminé de últimas, por lo que me ofrecí a lavar los platos. Estaba muy concentrada en mi tarea por lo que me sobresalte cuando sentí unos labios en mi mejilla, el plato que tenía entre las manos se resbaló pero no llegó a romperse. Giré la cabeza y vi a Zac a escasos centímetros de mí,  me alejé un poco completamente roja, me pareció que él también lo estaba pero no estoy segura.
-          Yo… yo solo venía a despedirme – dijo un poco nervioso
-          Chao Zac, nos vemos el lunes- dije sonriendo
Se fue y yo terminé de lavar todo. Subí a mi habitación y me cambié. Estaba un poco cansada por lo que me acosté sin pensarlo. Mierda, no llamé a Sarah, bueno lo haré mañana.
-          Hola Nicolle – dijo Justin desde el umbral de mi puerta demasiado duro para mi
-          Agh ¿Qué rayos quieres? – dije furiosa de que no me dejara dormir.
-          Que agresividad, sólo quería saber qué pasó con Zac hoy –
-          ¡Lo sabía! ¡Todo fue planeado!- dije sentándome en la cama
-          No trates de evadirme – dijo sentándose también- Cuéntame
-          Pues, ¿sabes? Será mejor mañana – dije volviéndome a acostar y tapándome la cara con las cobijas
-          Está bien – dijo Justin refunfuñando y saliendo de la habitación
Me destapé, me acomodé y que quede dormida antes de darme cuenta.

1 comentario: