4 de abril de 2011

Capítulo 15: "Perfecto"

Narra Sarah
-          ¡Hola!- dijo alguien detrás de mí
-          Hola Nicolle – dije al girarme
-          ¿Hace mucho me esperabas?-
-          La verdad no, llegue hace muy poco-  acababa de llegar, me había retrasado un poco.
-          A bueno, cuéntame todo –
-          Está bien – dije resignada.  
Afortunadamente en ese momento sonó mi móvil, una parte de mi pensó que era Justin que no me había llamado ayer. No, no puede ser. Al mirar la pantalla vi que decía Justin, estaba increíblemente feliz de haberme equivocado.
-          ¿Aló?-
-          Hola Sarah- dijo su voz, cada vez que pronunciaba mi nombre una corriente eléctrica recorría mi cuerpo
-          Hola- dije un poco nerviosa
-          ¿Nos podemos ver? – preguntó de una manera que era imposible negarse a lo que fuera que me pidiera
-          Si claro, ¿en dónde?-
-          Ehh, ¿te parece bien en el parque cerca del centro comercial? – perfecto, ya estoy allí
-          Está bien, nos vemos –
-          Nos vemos- dijo antes de que yo colgara
-          Mierda – Nicolle estaba aquí y no creo que fuera buena idea que se quedara
-          ¿Qué pasa?- preguntó, se notaba por su cara que no entendía nada- ¿Quién era?
-          Nicolle te tienes que ir –
-          ¿Qué? ¿Pero por qué?- dijo aún más confundida
-          Te cuento mañana, te lo prometo – dije levantando su mano derecha como si hiciera un juramento, tenía que hacer lo que fuera para que se fuera – Pero vete
-          Agh, está bien – dijo resignada
Se despidió y comenzó a caminar. Iba a verme con Justin y para hablar de lo que pasó el viernes, ¿qué me iba a decir? “No Sarah, eso fue cosa de momento, estaba pasado de tragos” quizás algo por el estilo. Suspiré, Justin normalmente me sorprendía y esperaba que hoy no fuera la excepción. Me senté en una banca que estaba apartada a esperarlo.
-          Hola- dijo Justin sentándose a mi lado - ¿me llevas esperando mucho tiempo?
-          Ho-hola – dije nerviosa. Respira Sarah, cálmate.- No, llegue hace poco
-          Ah, ¿cómo estás? – preguntó sin saber que más decir
-          Bien – contesté mirando hacia otra dirección
-          ¿Quieres quedarte aquí o prefieres caminar? – preguntó mirándome fijamente lo que ocasionó que me desconcentrara un momento- Sarah, ¿me escuchaste?
-          ¿Ehh? – el sólo sonrió al ver mi expresión desconcertada
-          ¿Quieres caminar? –
Asentí con la cabeza y el volvió a sonreír, me tomó de la mano y comenzamos a caminar en silencio. Duramos así un rato, hasta que paró y me obligó a hacerlo también. Me giró de modo que quedáramos frente a frente y posó sus ojos en mí.
-          Sarah, tenemos que hablar de lo que pasó después de la fiesta – en ese momento me di cuenta de que había concebido esperanzas a pesar de no habérmelas permitido, y ahora estaba molesta por eso.
-          Si lo sé, pero, no hay nada de qué hablar; fue cosa de momento, tu no quieres nada serio y mucho menos conmigo porque no te gusto, que no me debería haber ilusionado y por esa razón ayer no me llama… - me interrumpió con un beso.
Nuestros labios se movían en perfecta sincronía, me soltó la mano pero solo para colocarla en mi cintura y acercarme más a él. Yo coloqué las mías por detrás de su cuello en un desesperado intento de que no se alejara. Él era tan perfecto, cuando me besaba, me tocaba e incluso cuando me miraba sentía una corriente eléctrica que recorría mi cuerpo y era imposible de ignorar. Nos separamos por falta de aire, pero él no se alejó, rozó sus labios con los míos y después colocó su frente sobre la mía.
-          No fue cosa de momento, tú de verdad me gustas y hace rato quería besarte pero no quiero nada serio. No te llame porque, bueno después te contaré por qué – dijo esbozando una sonrisa
Esas palabras me alegraron, no era cosa de momento, le gustaba y me quería besar desde hace tiempo, exactamente como me pasaba a mí. Además no quería nada serio, y eso era aún mejor, porque yo tampoco lo quería, no quería terminar enamorándome, no quería atarme de ninguna manera y mucho menos salir lastimada. Sonreí también y lo besé, pero esta vez fue corto.
-          Yo tampoco quiero nada serio-
-          Perfecto – dijo guiñándome un ojo
-          Entonces … - no estaba muy segura de que éramos, de que era lo que iba a sucedernos
-          Entonces… dejaremos que el destino haga lo que quiera, que pase lo que tenga que pasar- entrelazó su mano con la mía y volvió a sonreír - ¿Qué quieres hacer?
-          Lo que quieras –
-          ¿Te parece si vamos a un bar que queda cerca de aquí? – pregunto
Asentí y comenzamos a caminar. Me sentía completa, por fin estaba con Justin, no era nada serio, lo que significaba que podía estar con él sin salir lastimada. Suspiré y sonreí.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado el capíyulo ;)
    Amo a Justin (LLLL)
    Me has dejado con las ganas de que va a pasar en tu historia.
    Espero que publiques pronto :)
    besoss

    ResponderEliminar
  2. Aaaw! yo amo tu blog :D !

    Yo y una amiga acabamos de comenzar nuestro blog.
    Me encantaria si lo visitaras :)

    chosenlips.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. Que lindo blog!Te quiero invitar a mi blog: eventosquizaafortunados.blogspot.com
    XOXO PAU

    ResponderEliminar