31 de mayo de 2011

Capítulo 19: "¿Me lo harás repetir?"

-  Nicolle, si no te apuras tendrás que irte caminando- me dijo Derek mientras salía de la casa
-      Ya va- terminé la tostada que me estaba comiendo, subí corriendo a mi habitación, me arregle y salí lo más rápido que pude de casa.
-         Hoy fuiste más lenta que de costumbre- bromeó Justin
-         Lo lamento- dije sin prestarle mucha atención.
Hoy no era un buen día para mí, no estaba de ánimos, sólo quería hablar con Zac y arreglar las cosas, sabía que tenía que hacerlo. Quizás no inmediatamente, me limitaría a seguir mi día normal y cuando viera a Zac le hablaría. Estaba nerviosa, pero no dejé que el sentimiento me dominara, no podía dejar todo como estaba.
Llegamos al instituto, y Zac estaba sentado en una banca escuchando música, suspiré, era cosa del destino, tenía que hablar con él ahora. Me despedí de mis hermanos y me dirigí hacia él.
-         Hola- dije parándome delante de él- ¿Podemos hablar?
-      Claro- dijo después de mirarme un momento. Me iba a sentar a su lado cuando él se levantó- Aquí no
Lo miré confundida, pero aun así caminé a si lado. Se dirigió a la parte trasera del instituto donde se sentó en una banca que había allí. Suspiré para tranquilizarme. Sólo es Zac, pensé pero no funcionó de a mucho.
-    ¿De qué quieres hablar?- preguntó al ver que yo me había quedado callada
-  ¿Me podrías explicar que sucedió ayer?- tenía muchas cosas que decirle, pero creo que primero tenía que saber bien lo que sucedió ayer.
-          Antes dime, ¿por qué no me dijiste que estabas con Paul?-
-          Pues, porque no estoy con Paul- ¿era bastante obvio no?
-          Eso no es lo que él dice- me respondió mirándome
-          ¿Qué? ¿Cómo así?-
-          Yo le pregunté a Paul si tenía algo contigo y me respondió que si-
-          ¡¿Qué?! ¿Cómo se le ocurre decir eso? ¿Qué le pasa a este imbécil? ¿Por qué se pone a inventar cosas que no son verdad? ¡Él ni me gusta!- chillé histérica
-          ¿Entonces no es cierto?- dijo nuevamente animado
-    ¡Por supuesto que no! – dije regresando a un tono normal – Después hablo con él, ¿ahora me puedes decir que pasó ayer?
-   Pues… - comenzó a decir pero la campana lo interrumpió. Genial – Te cuento en el recreo.  Adiós, tengo clase
Me dio un beso en la mejilla, me sonrió y se fue. Me quedé un momento atontada, todavía no terminaba de comprender muy bien las cosas, pero por ahora sólo me importaba hablar con Paul. Me dirigí a mi clase, la cual acabo antes de que me diera cuenta, estaba feliz, por lo menos Zac ya no estaba molesto conmigo.
Tenía clase de español, y para mi suerte, Paul también estaba en esa clase, me dirigí rápidamente hacia allí y me paré a esperarlo en la entrada del salón.
-          Hola Nicolle- me saludó Jake que venía en compañía de Paul
-      Hola- dije y arrastré a Paul lejos de Jake quien me miró, se encogió de hombros y entró al salón. - ¿Me puedes decir qué te pasa?
-   ¿Qué me pasa de qué? Más bien que pasa contigo, ¿por qué ni me saludas?- preguntó confundido
-    ¿Por qué demonios le dijiste a Zac que estábamos juntos? – pregunté ignorando por completó su pregunta
-       Ahh, era solo eso- dijo cambiando su cara de confundido por una de burla
-       ¿Sólo eso? ¿Te parece poco?-
-      Lo lamento Nicolle, fue cosa de momento, sólo quería molestarlo un poco, pero se puso demasiado celoso y me golpeó- dijo quitándole importancia al asunto
-          ¿Fue por eso que estaban peleando?- pregunté
-          Se podría decir que sí-
-          Ay Paul –
-   La verdad no pensé que se fuera a molestar contigo, sólo quería divertirme un poco- dijo riendo mientras recordaba algo.
Puse los ojos en blanco pero le sonreí, el me correspondió y juntos entramos a clase. Nuevamente no presté atención en clase, de vez en cuando Jake se daba la vuelta y me pedía ayuda, le respondía y nuevamente comenzaba a pensar en varias cosas.
Una de ellas era Sebastián, después de haber hablado con él ayer, las ganas de volverlo a ver volvieron, lo extrañaba muchísimo y escucharlo solo hizo que esa necesidad fuera más grande, me di cuenta de que por más que Zac me gustara amaba a Sebastián, y lo amaba mucho. Sólo quería verlo nuevamente pero por ahora, era imposible. Así fue la mayor parte del día; mis pensamientos iban del tema que veía en clase a Zac a Sebastián o cualquier otra cosa.
La campana sonó y me dirigí a la cafetería para almorzar, compré algo y me senté al lado de Sarah que nuevamente estaba sentada con Justin, se me hacía extraño sentarme con mi hermano y sus amigos, tardaría un poco en acostumbrarme y más en las miradas que de vez en cuando se dirigían a mí. A mi lado se sentó Daniel quien me saludó y se me dio la vuelta para hablar con Hilary e ignorarme completamente, suspiré, y en ese momento vibro mi móvil.

Ven a la parte trasera del instituto, igual que esta mañana.
Nos vemos.
Zac

Sonreí y me levanté, rápidamente pero sin llegar a correr me dirigí hacia donde indicaba el mensaje y me encontré con Zac que estaba acostado sobre la banca recibiendo el sol. Se veía muy guapo, el sol hacia que su cabello se viera más rubio oscuro que castaño claro, me acerqué a él y me senté en el piso junto a la banca, lo hice muy lentamente pero igual el abrió los ojos.
-          Hola – dijo deslizándose hasta quedar sentado a mi lado.
-          Hola- dije sonriéndole- ¿Para qué querías que viniera?
-          Tenemos que terminar de hablar ¿no?-
-     No es necesario, ya Paul me contó porqué se pelearon; una estupidez, pero está bien-
-          ¿Qué fue lo que te dijo?- preguntó irguiéndose un poco para verme mejor
-          Me dijo que él quería molestarte, pero que no quería pelear contigo-dije sonriendo
-          Ahh – se quedó callado en momento – Nicolle, te voy a explicar todo
-          No es necesario-
-        No importa, yo me pelee con Paul porque dijo que estaba contigo, y eso me molesto-
-          ¿Te molesto? ¿Por qué?- el me miró y suspiró
-        La verdad, Nicolle, es que tú me gustas, y mucho- no podía creer lo que estaba escuchando; yo le gustaba a Zac. ¿Eso era lógico? Él, era uno de los más guapos del instituto, podía estar con quien quisiera, ¿por qué se había fijado en mí entonces?
-       ¿En serio?- pregunté atónita, no lograba comprenderlo
-       Si – lo decía muy en serio, era imposible dudar de lo que decía. Me quede callada mirándolo- Este sería el momento perfecto para que digas algo
-       Yo… - no encontraba las palabras, no sabía que decir.
-       No tienes que decir nada, hablamos después- dijo levantándose
-   ¡Espera Zac!- dije jalándolo del brazo para volverlo a sentar, cosa que funciono. Suspiré- La verdad, es que… tú también me gustas
-        ¿Qué dijiste?- me miró atónito pero sonriendo
-   ¿Me lo harás repetir?- dije sonrojándome. Él solo sonrió aún más y asintió- Zac, tú también me gustas
-  ¿En serio?- dijo colocándome una mano en la mejilla y acercándose peligrosamente a mí.
-          Si- dije confundida por su cercanía. Cada vez estaba más cerca y yo cada vez más confundida, no podía pensar bien. - ¡Zac! ¡Todavía estoy con Sebastián!
-          ¿Y?- preguntó todavía cerca de mí
-          Zac-
-     Está bien- dijo alejándose mientras refunfuñaba- ¿Por qué no le terminas?
-          Sabes que no lo haré-
-    ¿Y por qué no?- preguntó cruzándose de brazos, pareciendo un niño pequeño
-          Porque lo amo- dije con seguridad
-          Está bien, pero igual no pasa nada. Él no está aquí-
-    ¡Zac! – dije con un tono un poco más alto- ¡No voy a engañar a Sebastián!
-     Está bien – dijo riéndose, lo que alivio el ambiente un poco- No te enojes, sé que nunca harás eso
Sólo sonreí como respuesta, todavía estaba un poco confundida por la charla que acabábamos de tener, por lo que me quede callada pensando. Recosté mi cabeza sobre el hombro de Zac quien me abrazó para acercarme un poco a él. Duramos un rato así, solo sintiendo el sol, sin hablar, no era incómodo, era solo perfecto.
-          Una pregunta, ¿Qué hacía Paul ayer en tu casa?- preguntó rompiendo el silencio
-          Fue a recoger a Alex-
-          Entonces si están juntos- dijo más para sí mismo que para mí
-          Si- dije sonriendo
Recostó su cabeza en mis piernas que estaban extendidas y nos quedamos todo el recreo así; hablando de temas triviales y gastándonos bromas. Era bueno estar con Zac, de verdad me agradaba, me divertía mucho con él. Quedamos en salir al día siguiente juntos, no en una cita; sólo una salida como amigos. Ambos nos gustábamos pero estaba claro que yo no iba a cambiar a Sebastián por Zac, y él lo sabía, me entendía.
El recreo acabó y cada uno se dirigió a su clase, tenía geografía que pasó muy rápido y luego gimnasia en la que me divertí haciendo deporte. Terminé exhausta por lo que me cambié en el menor tiempo que pude y me dirigí al parqueadero. Llegué al carro pero no habían llegado mis hermanos por lo que decidí recostarme sobre este a esperarlos, al cabo de cinco minutos llegaron Justin, Derek, Zac y Daniel.
-          ¿Se van todos a casa?- pregunté extrañada
-          Si – dijo Derek sonriendo
-          Ahh-
Zac se me acerco y me tomó la mano, yo me sonroje y él se rió. Justin, Derek y Daniel nos miraron extrañados preguntándose qué sucedía entre nosotros. Los ignoré, y entre al carro arrastrando a Zac conmigo, pensé que dejarían de mirarme pero no fue así; los tres seguían parados afuera mirándonos.
-          ¿Qué tanto miran? ¿Por qué no mejor se apuran? ¡Estoy cansada! ¡Quiero llegar ya a casa! – dije estresada.
Me solté de Zac y me crucé de brazos mirando hacia el lado contrario de donde estaban ellos. Entraron los tres, Daniel se sentó atrás conmigo y Zac, yo quede entre ellos dos y seguía enfurruñada, me estaba comenzando el dolor de cabeza; estaba realmente cansada. Derek arrancó el carro y puso música, eso me calmó un poco, miré a Zac quien estaba con la vista fija en la ventana, se percató de que estaba mirándolo y se giró para encontrarse con mi mirada, me regalo una sonrisa y me pasó el brazo por los hombros para que yo me recostara en él, eso hice y pude ver cómo por el espejo retrovisor mis hermanos me miraban y cómo Daniel me miraba de reojo; decidí ignorarlos, no me importaba lo que pensaran.
Ya terminé exámenes! Ahora podré publicar un poco más seguido. Espero que les haya gustado el capitulo, comenten!
Saludos!

16 de mayo de 2011

Capítulo 18: "¿Que pasa hoy?

Mierda, ¿por qué no me puedo quedar callada?
-          ¿Qué sé de qué?- pregunté haciéndome la que no entendía
-          ¿Por qué dijiste lo que dijiste?- preguntó Derek
En ese momento ya habían algunas personas pendientes de mi conversación con Derek; Justin, Sarah, Paul, Zac y Cristian, pero solo él y mi hermano me entendían.
-       No es nada, tu sabes, yo hablo sola de a momentos – dije sonriéndole. Cristian se rió por mi respuesta y yo lo fulminé con la mirada
-          De acuerdo- dijo Derek mirándome sin creerme
-         Nicolle- me llamó Paul, yo me giré para mirarlo y el comenzó a hablar en susurros- ¿De que hablaban?
-    De nada, simplemente es que me queda muy difícil quedarme callada- conteste en voz baja
-    ¿Cómo así? ¿Le contaste a Derek que yo te conté lo del viernes?- preguntó de repente alarmado pero sin dejar de hablar en susurros
-          Claro que no, lo que pasa es que Derek cree que se algo pero yo no le he dicho nada-
-          Ahh- dijo solo con los labios
-          ¿Por qué? ¿Se suponía que no me podías contar?-
-      No, no debería haberte contado, entre más gente sepa más difícil será mantener el secreto – dijo sonriendo
-          Eso es verdad, pero no te preocupes no le he dicho nada a nadie-
-          Aún – dijo Paul en tono de broma
-        ¿Estás insinuando que soy una chismosa?- dije bromeando, pero el solo rió- Idiota
Tenía ganas de reírme pero no lo hice, me gire para darle la espalda.
-          Oh vamos Nicolle, no te enfades – me dijo Paul pero yo lo ignoré- Nicolle …
-          Adiós-
Recogí mis cosas y me levante de la mesa, deje la basura en la caneca y me dirigí hacia mi casillero, lo abrí y comencé a buscar los libros de mi próxima clase.
-     ¿De verdad te enfadaste?- dijo Paul recostándose en el casillero de al lado, me sobresalte, no lo había escuchado llegar.
-     Si- respondí intentando sonar enfadada. Cerré mi casillero y me di la vuelta pero no pude caminar porque Paul me había dejado encerrada; había colocado sus manos sobre los casilleros de tal manera que yo quedé entre ellos.
-          En ese caso, lo lamento, no fue mi intención hacerte enfadar- estábamos muy cerca, y él estaba sonriendo
-          ¿En verdad creíste que me había enfadado?- pregunté sonriendo
-          Si- dijo mirándome confundido
-          No, no me enfade-
-          Qué bueno- me sonrió
-  ¡Nicolle!- me gritaron desde lejos.- Lo lamento, no sabía que interrumpíamos algo-
Me giré para ver quién me había llamado y era Sarah, que venía acompañada de Justin y para mi desgracia también de Zac, quien me miraba confundido. Suspiré frustrada, ahora ya no eran solo Zac y David los que creían que tenía algo con Paul, ahora también eran Sarah y Justin. Paul parecía que disfrutaba de la situación, lo fulminé con la mirada, el pareció entender que quería que se alejara porque lo hizo.
• • •
Ya era la segunda vez que Zac me encontraba cerca de Nicolle, y se notaba que se moría de celos, yo no podía dejar de burlarme. Justin le dijo algo a Nicolle en español que sonó como una burla, ella lo fulmino con la mirada, murmuró algo en español y miró al trio que teníamos delante.
-     Yo… tengo que ir a clase- dijo molesta, me reí se veía como una niña pequeña. Se alejó murmurando algo que me sonó como ¿Por qué llega en momentos inoportunos?
-   Bueno, yo también me voy- caminé hacia mi casillero, sentí que me seguían pero no era necesario darme la vuelta para ver quién era
-          Paul- me llamó Zac
-          ¿Qué pasa?- respondí dándome la vuelta para verlo
-          ¿Tienes algo con Nicolle?- dijo más serio que de costumbre, sin embargo yo seguía sonriendo
-          ¿Qué? ¿Celoso Adams?-
-          No, ¿debería?- dijo despreocupadamente pero se notaba el esfuerzo que hacía por sonar calmado- Simplemente respóndeme
-          ¿Para qué?-
-          Solo dime- dijo apretando la mandíbula, parecía que quería golpearme
-          Pregúntale a ella- dije y me fui para evitar problemas, pero no alcancé a dar más de tres pasos cuando Zac me dio la vuelta
-          ¿Qué te pasa?- pregunté viéndolo
-          Respóndeme-
-          No tengo porque responderte nada – dije, su paciencia estaba al límite y yo estaba forzando demasiado mi suerte, pero no me incomodaba
-        Ay Paul, sé que lo haces por fastidiarme, bien lo lograste, ahora ¿por qué rayos no me dices?- 
-          Simplemente no quiero, me voy-
-          No te puedes ir-
-      ¿Quién me lo impide?- dije; bueno forcemos mi suerte un poco más- Si, estoy con Nicolle
Sentí como el puño de Zac me golpeaba la boca, sentí como la ira se apoderaba de mí, quizás no debí fastidiarlo; pero no me iba a golpear por semejante estupidez. Lo tiré al piso y comenzamos a golpearnos. La gente ya comenzaba a reunirse a nuestro alrededor, pero eso no me importo.
-          ¡Paren! – gritó alguien
• • •
Tenía que regresar a mi casillero, no había sacado lo que necesitaba. Cuando estaba llegando vi a varias personas amontonadas cerca de mi casillero por lo que me dirigí rápidamente hacia ellas y como pude aparte a todos para llegar al centro. Lo que vi no me lo esperaba; Paul y Zac estaban golpeándose. Quede quieta, sorprendida ¿qué les pasaba? En ese momento llegó Justin abriéndose camino rápidamente; quedó con la misma expresión que yo, ni se movió.
-     ¡Has algo! ¡Sepáralos!- le grité a Justin, lo habría hecho yo misma pero sabría que no serviría de nada. Ambos eran demasiado fuertes.
Justin reaccionó e intentó separarlos, pero no era algo fácil; afortunadamente llegó Derek y ayudó sosteniendo a Paul. Justin sostenía a Zac quién miraba con odio a Paul.
-      ¿Qué fue lo que pasó?- pregunté acercándome un poco a Zac, pero no me respondió, me fulminó con la mirada y se fue. Justin me miró confundido y se fue tras Zac.
Ya todos se habían dispersado, Derek también me miró y se fue. Solo quedábamos Paul que estaba recogiendo su mochila del suelo, yo y varios chismosos más.
-          ¿Paul que fue lo que paso?-  no me puso atención y comenzó a caminar- ¿Ay que rayos pasó? ¿Por qué nadie me dice? Paul ¿me explicas que paso por favor?
Paul se detuvo frente al bebedero y comenzó a limpiarse la cara, pero no lo hacía muy bien, como no se veía no estaba haciendo nada.
-   Ven, déjame hacerlo- le acerqué la cara al bebedero y con mucha delicadeza comencé a limpiarle la ceja que era casi el único lugar donde estaba sangrando
-          Genial- levanté la vista al reconocer esa voz, nuevamente Zac estaba ahí en compañía de Justin
-          Eres el colmo Nicolle- dijo Justin
-          ¿Qué hice ahora?- pregunté pero Justin ya se había ido con Zac
-  Paul, por Dios, explícame que está pasando. ¿por qué te estabas golpeando con Zac? ¿y por qué el y Justin están enfadados conmigo?- en ese instante sonó la campana. Miré a Paul quién me miraba confundido, Asombroso, hable en español- ¿Qué le dijiste a Zac para que te golpeara?
-      ¿Por qué tuve que ser yo y no él?- me quedé callada. Paul solo se fue. Suspiré y me dirigí a clases.
Llegué al mismo tiempo que el profesor y me senté junto a Michelle que me miró toda la clase como si quisiera preguntarme algo, pero al final no dijo nada. Esa clase fue terrible, no tenía donde tomar apuntes porque no había sacado nada del casillero y no me podía concentrar, no dejaba de darle vueltas a todo lo que había sucedido buscando una explicación lógico, pero no entendía nada. La campana anunció el cambio de clase, me levanté sin ánimos y me dirigí al gimnasio. Me cambié y me fui a sentar mientras esperaba que el entrenador me metiera a jugar; no estaba de humor además de que me estaba comenzando el dolor de cabeza.
-          Hola Nicolle- dijo Jake con una sonrisa
-          ¿Qué quieres?-
-          Sería bueno que te relajaras- dijo en tono de burla
-          Lo lamento, hoy simplemente no es mi día-
-          ¿Por qué?- preguntó sentándose a mi lado
-          Gómez, en vez de estar hablando entre a jugar- gritó el entrenador
-          Te tendré que contar después- dije levantándome
En cuanto agarré el balón hubo muy poco tiempo para pensar en todo lo que había sucedido ese día. Me concentré únicamente en jugar y anotar la mayor cantidad de puntos posibles, al final mi equipo terminó ganando. Me cambié rápidamente y me dirigí al parqueadero donde Derek ya me esperaba dentro del carro.
-          Hola Nicolle- me saludó mientras yo abría la puerta trasera- Hoy siéntate adelante
-   Está bien- hice lo que me pidió y cuando ya estaba sentada, Derek encendió el carro- ¿Y Justin?
-          Se va en el carro de Zac, igual ambos van para la casa-
-          Increíble- murmuré muy bajo. Zac estaba molesto conmigo e iba a pasar toda la tarde en casa
-          ¿Qué fue lo que pasó hoy?-
-          No lo sé, nadie me ha querido contar-
-   Ahh, Nicolle… ¿de qué hablabas en la cafetería? – mierda, se había acordado
-          ¿A qué te refieres?- pregunté mirando por la ventana
-          No te hagas la boba, que sabes muy bien de que hablo, ¿tú qué sabes?-
-          ¿Qué sé de qué?- esta vez sí estaba mirándolo
-      No te voy a decir, que tal que en realidad no sepas nada y yo te esté contando-
-       ¿Entonces qué quieres saber?- pregunté confundida por lo que acababa de decir
-          ¿Qué sabes del viernes?- suspiré
-          Todo, o bueno eso creo-
-          Todo es … - preguntó sin estar muy seguro de querer saber la respuesta
-          Por Dios Derek, si sé que te besaste con Kate, ¿contento? ¿eso es lo que querías saber?- Se quedó callado un momento
-          No le dirás nada a Tyler- no estaba muy segura de si era una pregunta o una afirmación
-    Claro que no- ya habíamos llegado, por lo que abrí la puerta para bajarme pero Derek me lo impidió
-          Promételo-
-          Lo prometo, por mí no se enterará pero tú deberías decírselo-
Me bajé del carro y entré a la casa, en la sala vi a Alex con Emily, la saludé y me dirigí a la cocina cogí una manzana y mientras me la comía subí a mi habitación. Allí tiré mi maleta pues no tenía tareas, encendí  el portátil y me senté en la cama. Escuché como la puerta de la casa se abría y se cerraba por lo que supuse que ya habían llegado mi hermano y Zac. Habían varias personas conectadas, pero ni Carolina, Nicolás o Sebastián, en verdad los extrañaba, hace rato no hablaba con ellos.
-          ¿Puedo entrar?- levanté la vista sorprendida de ver a Zac en mi puerta
-          Claro- el entró y se sentó a mi lado en la cama
-          Espero que seas feliz- dijo muy serio
-          ¿Feliz? No entiendo, ¿de qué hablas?-
-          Pues de lo de Paul-entre más decía menos le entendía
-    ¿Qué es lo de Paul?- pregunté, pero en ese momento sonó el timbre- Espera ya vuelvo
Salí corriendo a la puerta, y al abrirla me sorprendí al ver a Paul. Miré hacía la escalera donde estaba Zac quien me miraba desde arriba, se fue y luego se escuchó como una puerta cerraba muy fuerte.
-          ¿Qué quieres Paul?- pregunté enojada
-          Vine a recoger a Alex-
-          ¡Alex!- la llamé. Cuando llegó prácticamente los saqué a la fuerza y subí al tercer piso, me acerqué a la habitación de Justin y toqué- Zac, no me has terminado de explicar
-    Vete Nicolle –gritó Justin desde el otro lado de la puerta, frustrada regresé a mi habitación pensando en lo que me había dicho Zac. Me senté en mi cama justo en el momento en que comenzó a sonar mi celular.
-    Hola amor- saludó Sebastián desde el otro lado del teléfono. Iba a contestar pero en ese momento Zac abrió la puerta.
-          Hola Sebastián- respondí por instinto
-          Hablamos otro día Nicolle- dijo Zac cerrando la puerta tras él
-       Amor, esperame un momento- deje el teléfono sobre la cama y salí de mi habitación- ¡Zac espera! – grité pero ya estaba nuevamente dentro de la habitación de mi hermano.
Regresé a mi habitación cogí el teléfono y salí al balcón.
-          Ya, perdón tenía algo que hacer-
-          ¿Quién es Zac?- preguntó Sebastián
-          Nadie, bueno, un amigo de Justin-
-          ¿Te pasa algo? Te escucho preocupada-
-       No, no es nada. Sólo estoy un poco cansada, hoy fue un día muy largo. Pero me alegra que me hayas llamado
Hablamos mucho tiempo, y cuando nos dimos cuenta llevábamos casi dos horas al teléfono, con tristeza nos despedimos. Colgué y me acosté en la cama, lo extrañaba mucho, volverlo a escuchar me había hecho darme cuenta de que en verdad lo quería. Ese día había sido una locura, y su llamada me había alegrado. Mañana hablaría con Zac, necesitaba que me explicara todo, no quería que estuviera molesto conmigo.
Me llamaron a cenar, terminé y cansada regresé a mi habitación y me dormí.

Hola!! Lo se, hace mucho no publicaba, pero enserio lo lamento. Como disculpa les traigo una entrada muy larga, espero que la disfruten!!
Gracias a las que comentan, me hacen sentir que alguien si lee mi historia :)