31 de mayo de 2011

Capítulo 19: "¿Me lo harás repetir?"

-  Nicolle, si no te apuras tendrás que irte caminando- me dijo Derek mientras salía de la casa
-      Ya va- terminé la tostada que me estaba comiendo, subí corriendo a mi habitación, me arregle y salí lo más rápido que pude de casa.
-         Hoy fuiste más lenta que de costumbre- bromeó Justin
-         Lo lamento- dije sin prestarle mucha atención.
Hoy no era un buen día para mí, no estaba de ánimos, sólo quería hablar con Zac y arreglar las cosas, sabía que tenía que hacerlo. Quizás no inmediatamente, me limitaría a seguir mi día normal y cuando viera a Zac le hablaría. Estaba nerviosa, pero no dejé que el sentimiento me dominara, no podía dejar todo como estaba.
Llegamos al instituto, y Zac estaba sentado en una banca escuchando música, suspiré, era cosa del destino, tenía que hablar con él ahora. Me despedí de mis hermanos y me dirigí hacia él.
-         Hola- dije parándome delante de él- ¿Podemos hablar?
-      Claro- dijo después de mirarme un momento. Me iba a sentar a su lado cuando él se levantó- Aquí no
Lo miré confundida, pero aun así caminé a si lado. Se dirigió a la parte trasera del instituto donde se sentó en una banca que había allí. Suspiré para tranquilizarme. Sólo es Zac, pensé pero no funcionó de a mucho.
-    ¿De qué quieres hablar?- preguntó al ver que yo me había quedado callada
-  ¿Me podrías explicar que sucedió ayer?- tenía muchas cosas que decirle, pero creo que primero tenía que saber bien lo que sucedió ayer.
-          Antes dime, ¿por qué no me dijiste que estabas con Paul?-
-          Pues, porque no estoy con Paul- ¿era bastante obvio no?
-          Eso no es lo que él dice- me respondió mirándome
-          ¿Qué? ¿Cómo así?-
-          Yo le pregunté a Paul si tenía algo contigo y me respondió que si-
-          ¡¿Qué?! ¿Cómo se le ocurre decir eso? ¿Qué le pasa a este imbécil? ¿Por qué se pone a inventar cosas que no son verdad? ¡Él ni me gusta!- chillé histérica
-          ¿Entonces no es cierto?- dijo nuevamente animado
-    ¡Por supuesto que no! – dije regresando a un tono normal – Después hablo con él, ¿ahora me puedes decir que pasó ayer?
-   Pues… - comenzó a decir pero la campana lo interrumpió. Genial – Te cuento en el recreo.  Adiós, tengo clase
Me dio un beso en la mejilla, me sonrió y se fue. Me quedé un momento atontada, todavía no terminaba de comprender muy bien las cosas, pero por ahora sólo me importaba hablar con Paul. Me dirigí a mi clase, la cual acabo antes de que me diera cuenta, estaba feliz, por lo menos Zac ya no estaba molesto conmigo.
Tenía clase de español, y para mi suerte, Paul también estaba en esa clase, me dirigí rápidamente hacia allí y me paré a esperarlo en la entrada del salón.
-          Hola Nicolle- me saludó Jake que venía en compañía de Paul
-      Hola- dije y arrastré a Paul lejos de Jake quien me miró, se encogió de hombros y entró al salón. - ¿Me puedes decir qué te pasa?
-   ¿Qué me pasa de qué? Más bien que pasa contigo, ¿por qué ni me saludas?- preguntó confundido
-    ¿Por qué demonios le dijiste a Zac que estábamos juntos? – pregunté ignorando por completó su pregunta
-       Ahh, era solo eso- dijo cambiando su cara de confundido por una de burla
-       ¿Sólo eso? ¿Te parece poco?-
-      Lo lamento Nicolle, fue cosa de momento, sólo quería molestarlo un poco, pero se puso demasiado celoso y me golpeó- dijo quitándole importancia al asunto
-          ¿Fue por eso que estaban peleando?- pregunté
-          Se podría decir que sí-
-          Ay Paul –
-   La verdad no pensé que se fuera a molestar contigo, sólo quería divertirme un poco- dijo riendo mientras recordaba algo.
Puse los ojos en blanco pero le sonreí, el me correspondió y juntos entramos a clase. Nuevamente no presté atención en clase, de vez en cuando Jake se daba la vuelta y me pedía ayuda, le respondía y nuevamente comenzaba a pensar en varias cosas.
Una de ellas era Sebastián, después de haber hablado con él ayer, las ganas de volverlo a ver volvieron, lo extrañaba muchísimo y escucharlo solo hizo que esa necesidad fuera más grande, me di cuenta de que por más que Zac me gustara amaba a Sebastián, y lo amaba mucho. Sólo quería verlo nuevamente pero por ahora, era imposible. Así fue la mayor parte del día; mis pensamientos iban del tema que veía en clase a Zac a Sebastián o cualquier otra cosa.
La campana sonó y me dirigí a la cafetería para almorzar, compré algo y me senté al lado de Sarah que nuevamente estaba sentada con Justin, se me hacía extraño sentarme con mi hermano y sus amigos, tardaría un poco en acostumbrarme y más en las miradas que de vez en cuando se dirigían a mí. A mi lado se sentó Daniel quien me saludó y se me dio la vuelta para hablar con Hilary e ignorarme completamente, suspiré, y en ese momento vibro mi móvil.

Ven a la parte trasera del instituto, igual que esta mañana.
Nos vemos.
Zac

Sonreí y me levanté, rápidamente pero sin llegar a correr me dirigí hacia donde indicaba el mensaje y me encontré con Zac que estaba acostado sobre la banca recibiendo el sol. Se veía muy guapo, el sol hacia que su cabello se viera más rubio oscuro que castaño claro, me acerqué a él y me senté en el piso junto a la banca, lo hice muy lentamente pero igual el abrió los ojos.
-          Hola – dijo deslizándose hasta quedar sentado a mi lado.
-          Hola- dije sonriéndole- ¿Para qué querías que viniera?
-          Tenemos que terminar de hablar ¿no?-
-     No es necesario, ya Paul me contó porqué se pelearon; una estupidez, pero está bien-
-          ¿Qué fue lo que te dijo?- preguntó irguiéndose un poco para verme mejor
-          Me dijo que él quería molestarte, pero que no quería pelear contigo-dije sonriendo
-          Ahh – se quedó callado en momento – Nicolle, te voy a explicar todo
-          No es necesario-
-        No importa, yo me pelee con Paul porque dijo que estaba contigo, y eso me molesto-
-          ¿Te molesto? ¿Por qué?- el me miró y suspiró
-        La verdad, Nicolle, es que tú me gustas, y mucho- no podía creer lo que estaba escuchando; yo le gustaba a Zac. ¿Eso era lógico? Él, era uno de los más guapos del instituto, podía estar con quien quisiera, ¿por qué se había fijado en mí entonces?
-       ¿En serio?- pregunté atónita, no lograba comprenderlo
-       Si – lo decía muy en serio, era imposible dudar de lo que decía. Me quede callada mirándolo- Este sería el momento perfecto para que digas algo
-       Yo… - no encontraba las palabras, no sabía que decir.
-       No tienes que decir nada, hablamos después- dijo levantándose
-   ¡Espera Zac!- dije jalándolo del brazo para volverlo a sentar, cosa que funciono. Suspiré- La verdad, es que… tú también me gustas
-        ¿Qué dijiste?- me miró atónito pero sonriendo
-   ¿Me lo harás repetir?- dije sonrojándome. Él solo sonrió aún más y asintió- Zac, tú también me gustas
-  ¿En serio?- dijo colocándome una mano en la mejilla y acercándose peligrosamente a mí.
-          Si- dije confundida por su cercanía. Cada vez estaba más cerca y yo cada vez más confundida, no podía pensar bien. - ¡Zac! ¡Todavía estoy con Sebastián!
-          ¿Y?- preguntó todavía cerca de mí
-          Zac-
-     Está bien- dijo alejándose mientras refunfuñaba- ¿Por qué no le terminas?
-          Sabes que no lo haré-
-    ¿Y por qué no?- preguntó cruzándose de brazos, pareciendo un niño pequeño
-          Porque lo amo- dije con seguridad
-          Está bien, pero igual no pasa nada. Él no está aquí-
-    ¡Zac! – dije con un tono un poco más alto- ¡No voy a engañar a Sebastián!
-     Está bien – dijo riéndose, lo que alivio el ambiente un poco- No te enojes, sé que nunca harás eso
Sólo sonreí como respuesta, todavía estaba un poco confundida por la charla que acabábamos de tener, por lo que me quede callada pensando. Recosté mi cabeza sobre el hombro de Zac quien me abrazó para acercarme un poco a él. Duramos un rato así, solo sintiendo el sol, sin hablar, no era incómodo, era solo perfecto.
-          Una pregunta, ¿Qué hacía Paul ayer en tu casa?- preguntó rompiendo el silencio
-          Fue a recoger a Alex-
-          Entonces si están juntos- dijo más para sí mismo que para mí
-          Si- dije sonriendo
Recostó su cabeza en mis piernas que estaban extendidas y nos quedamos todo el recreo así; hablando de temas triviales y gastándonos bromas. Era bueno estar con Zac, de verdad me agradaba, me divertía mucho con él. Quedamos en salir al día siguiente juntos, no en una cita; sólo una salida como amigos. Ambos nos gustábamos pero estaba claro que yo no iba a cambiar a Sebastián por Zac, y él lo sabía, me entendía.
El recreo acabó y cada uno se dirigió a su clase, tenía geografía que pasó muy rápido y luego gimnasia en la que me divertí haciendo deporte. Terminé exhausta por lo que me cambié en el menor tiempo que pude y me dirigí al parqueadero. Llegué al carro pero no habían llegado mis hermanos por lo que decidí recostarme sobre este a esperarlos, al cabo de cinco minutos llegaron Justin, Derek, Zac y Daniel.
-          ¿Se van todos a casa?- pregunté extrañada
-          Si – dijo Derek sonriendo
-          Ahh-
Zac se me acerco y me tomó la mano, yo me sonroje y él se rió. Justin, Derek y Daniel nos miraron extrañados preguntándose qué sucedía entre nosotros. Los ignoré, y entre al carro arrastrando a Zac conmigo, pensé que dejarían de mirarme pero no fue así; los tres seguían parados afuera mirándonos.
-          ¿Qué tanto miran? ¿Por qué no mejor se apuran? ¡Estoy cansada! ¡Quiero llegar ya a casa! – dije estresada.
Me solté de Zac y me crucé de brazos mirando hacia el lado contrario de donde estaban ellos. Entraron los tres, Daniel se sentó atrás conmigo y Zac, yo quede entre ellos dos y seguía enfurruñada, me estaba comenzando el dolor de cabeza; estaba realmente cansada. Derek arrancó el carro y puso música, eso me calmó un poco, miré a Zac quien estaba con la vista fija en la ventana, se percató de que estaba mirándolo y se giró para encontrarse con mi mirada, me regalo una sonrisa y me pasó el brazo por los hombros para que yo me recostara en él, eso hice y pude ver cómo por el espejo retrovisor mis hermanos me miraban y cómo Daniel me miraba de reojo; decidí ignorarlos, no me importaba lo que pensaran.
Ya terminé exámenes! Ahora podré publicar un poco más seguido. Espero que les haya gustado el capitulo, comenten!
Saludos!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario