29 de enero de 2012

Capítulo 30: "¿Cómo harás cuando empecemos a salir?"

Lo miré, era hora de aclarar todo.
-Zac- susurré
-No Nicolle, ya me cansé de que nunca me digas nada, siempre tengo que adivinar qué es lo que quieres- dijo furioso
-¿Qué nunca te digo nada?- no puede estar hablando en serio- Me gustas, eso lo sabes, pero amo a Sebastián, ¡eso también lo sabes! ¿Entonces que es lo que nunca de digo?- no lo dejé ni contestar, ¿por qué justo Zac había elegido este día para pelear? Ya había tenido suficiente con todo lo que había pasado- ¿Quieres que tome una decisión? ¡Te acabé de conocer! ¡Llevamos siendo amigos menos de un mes! En cambio, ¡llevo saliendo con Sebastián nueve meses! Dime que quieres que haga, ¿Qué tire a la basura los nueve meses que llevo con Sebastián? ¡Sabes que no lo voy a hacer! Pero – hice una pausa, algunas lágrimas habían resbalado por mis mejillas, lágrimas de frustración, de rabia y de tristeza- tampoco quiere perderte, no quiero que salgas de mi vida- ya no lo miraba, miraba mis manos, me sentía una mala persona. Limpié mis lágrimas con brusquedad y me levanté de la silla- Lo siento Zac, ahora no puedo tomar una decisión, no puedo decirte que no quiero nada contigo pero tampoco puedo decir que terminaré con Sebastián- lo miré y me dirigí hacia la puerta del patio, pero no alcancé ni a dar un paso
-Espera- Zac me jaló del brazo y me pegó a él, me abrazó con fuerza y me miró- lo siento, no he tenido un buen día, y estoy seguro de que tú tampoco, es sólo que, en serio me gustas Nicolle, y me mata saber que sientes lo mismo pero que no va a pasar nada- iba a replicar pero Zac me calló- no espera, déjame terminar. No quiero que tomes una decisión, ni siquiera estoy seguro de querer saberla cuando la tomes- sonreí- me encantas Nicolle y tampoco quiero perderte- se acercó a mí, ¿me va a besar? En este momento no me importaría que lo hiciera, realmente no me opondría. Zac posó delicadamente sus labios en mi mejilla y duró más tiempo ahí de lo que ameritaba un beso en la mejilla. Se alejó, me miró y se rió- ¿Y esa cara de frustración? ¿Prefieres que te bese de verdad?- me quedé en silencio- ¿Es enserio Nicolle? ¿Justo hoy que me rompieron el labio?  
-¡Chicos está servido!- mamá gritó. Suspiré y me separé de Zac
-Vamos- tomé su mano y entramos
La cena transcurrió sin inconvenientes, Justin, Derek y Zac se la pasaron bromeando haciendo reír a Emily, mamá y Josh hablaban entre ellos sobre trabajo y Hilary no estaba, yo, conté que me habían pedido que me uniera al equipo de baloncesto y todos se alegraron bastante, pero después de compartirlo comí callada sonriendo de vez en cuando pues el dolor de cabeza me estaba matando.
Al terminar, subí a mi habitación, Zac entró a despedirse al rato y me dijo que la broma la haríamos antes de almuerzo. Apenas se fue, me cambié y me acosté a dormir.


-¿Está todo listo?- pregunté mientras “buscaba” libros en mi casillero. Desde ahí podía ver perfectamente el casillero de Justin.
-Sí, solo falta esperar- me respondió Zac quien se encontraba apoyado en los casilleros, ¿cómo era posible que se viera tan bien sin proponérselo?- Ahí viene
Me di la vuelta rápidamente y vi a Justin llegar tomado de la mano de Sarah. Ella se recostó contra el casillero, Justin la besó y rieron. Puse los ojos en blanco, y saqué mi celular; quería grabar el momento.
-3… 2…- Zac empezó el conteo mientras Justin colocaba la clave- 1
En ese momento Justin abrió su casillero y antes de que alguno se diera cuenta, Justin estaba bañado en pintura azul, me reí con ganas.
-Te queda bien ese color- dije acercándome a él aun grabándolo
-¿A sí?- preguntó limpiándose la cara un poco y fulminándome con la mirada, sentí y solté una carcajada, luego él sonrió- ¿Sabes? Yo creo que a ti también te quedaría bien
-¿Qué?- se empezó a acercar a mí y comprendí lo que quería hacer, caminé hacia atrás alejándome de él- ¡No Justin! ¡Aléjate!
-Lo siento hermanita, tu empezaste- Zac me sacó el teléfono de las manos, lo miré confundida, y en el momento que bajé la guardia, Justin me abrazó llenándome de pintura. Me zarandeó aún entre sus brazos logrando que mi camiseta quedara llena de azul, me ensucio los brazos y la cara.
-¡Justin! ¿Qué está mal contigo? ¡Me untaste toda!- chillé
-No te preocupes, yo estoy bien limpio- dije con sarcasmo riendo.
Su camiseta, su chaqueta, su mochila, sus brazos, su cara, su cabello y una parte del pantalón estaban untados de azul. Miré a Sarah quién intentaba contener la risa, pero no pude evitarlo y comencé a reírme nuevamente. Justin me fulminó con la mirada pero segundos después se empezó a reír también. Sarah y Zac se nos unieron.
-La próxima vez lo pensaras dos veces antes de contar mentiras sobre mi vida a estúpidas como tus compañeras de clase- dije cuando logré calmarme
-¡Prometiste que ibas a dejar de hacerlo!- lo reprendió Sarah mientras le golpeaba el brazo ensuciándose de azul.
-Lo sé, y casi no lo he vuelto a hacer- respondió Justin mirando como Sarah se limpiaba en él- ¿Lo dices por Lily?
-Si- respondí mientras Sarah preguntaba quién era esa.
-Lily es una compañera de mi clase de algebra, demasiado molesta e intensa para que me interese- explico Justin dedicándole una sonrisa a Sarah quien inmediatamente se la respondió.
-Bueno, bueno, ¡sonrían!- interrumpió Zac
-¿Qué?- lo miré y tenía listo mi celular para tomar una foto
-¡Sonríe!- Justin me volvió a abrazar y me sonrió, intenté zafarme pero no podía hacerlo sin ensuciarme aún más, por lo que terminé por sonreír también.
-¡Listo!- dijo Zac después de tomar varias fotos. Justin me soltó.
-No me agradan- les dije mientras Sarah reía
-Creo que es hora de que se limpien, no queremos problemas- apuntó Sarah cuando se calmó
-Está bien- me encogí de hombros- En serio  Justin, deja de publicar mentiras acerca de mí-
-Bueno, no lo vuelvo a hacer- respondió resignado
Le sonreí a Sarah y me alejé de ahí, sentí como Zac me seguía.
-Toma- Zac me tendió mi teléfono
-No, por favor sostenlo mientras me limpio- le pedí, él asintió y se guardó mi teléfono en el bolsillo. Llegamos frente al baño de chicas- ¿Ahora cómo me limpio? –pregunté mirando mi camiseta, tendría que lavarla si no quería perderla, ¿pero qué me pondría? Maldita sea, tengo que comenzar a cargar saco siempre
-Pues entra al baño, límpiate y lava la camiseta antes de que se dañe ¿no?- preguntó Zac
-Sí, sé que tengo que hacer eso, pero, ¿Qué utilizo mientras se seca mi camiseta? No me la puedo poner húmeda-
-Mmm, ponte mi chaqueta- ofreció Zac después de pensarlo.
-¿En serio?- él sólo asintió- Gracias, espera me limpio las manos, no quiero ensuciarla-
Entré al baño y me lavé las manos, volví a salir y tomé la chaqueta que me ofrecía Zac
-Cámbiate tranquila, yo vigilo que nadie entre- me dijo Zac regalándome una sonrisa
-Gracias, en serio-
Regresé al baño y cerré la puerta bien. Luego dejé la chaqueta de Zac en una parte seca y me quité mi camiseta, la pintura la había traspasado por lo que mi estómago también tenía algunas manchas. Cogí papel y me limpié los brazos, el cuello, la cara y el estómago. Después pasé a limpiar mi cabello, aunque no era mucho lo que estaba sucio. Me revisé completa para ver donde más tenía azul, y sólo encontré una mancha en mi jean, la limpié.
Mojé mi camiseta viendo como todo quedaba azul, la limpié lo mejor que pude y luego le quité toda el exceso de agua que tenía. Cogí la chaqueta de Zac y la miré, era negra y tenía dos líneas blancas en los puños y en el cuello, me la coloqué y remangué las mangas pues me quedaba demasiado grande. Me apunté todos los botones para que no se me viera nada, cogí mi camiseta y salí.
-Te queda bien esa chaqueta- me dijo Zac apenas salí
-Gracias- respondí sonrojándome
-¿Vamos a almorzar?- asentí y Zac me tomó de la mano.
Antes de llegar a la cafetería pasé por mi casillero y dejé mi camiseta. Zac me entregó mi celular y lo metí en mi pantalón. Cuando entramos a la cafetería, algunas miradas se posaron en nosotros y sobre todo en lo que yo tenía puesto. Algunos hablaron sobre nosotros sin disimular ni un poco.
-¿Cómo lo soportas?- le pregunté a Zac aún tomada de su mano
-¿Qué?- preguntó apartando la mirada del menú de la cafetería
-Que todo el tiempo estén hablando de ti-
-Ya me acostumbre, y a ti te va a tocar hacer lo mismo- dijo apretando mi mano
-¿Por qué?-
-¿Cómo harás cuando comiences a salir conmigo?- preguntó, yo puse los ojos en blanco y me solté de él, escuche como rio- Estoy bromeando solamente- explicó riendo mientras pasaba un brazo por mis hombros y me acercaba a él- Pero en serio, tendrás que hacerlo, después de todo eres hermana de los gemelos Johnson y de nada más y nada menos que Hilary Johnson-
-¿Y eso qué?- pregunté
-Tu hermana es de las chicas más envidiadas de la escuela junto a sus dos amigas- respondió encogiéndose de hombros, me quedé callada meditándolo
-Hablando de ellas, ¿has sabido algo de Kate?- pregunté después de que compráramos la comida y nos dirigiéramos a una mesa
-No, la vi esta mañana pero no me acerqué a ella- respondió
Poco a poco fueron llegando todos a la mesa, varios miraban mi chaqueta pero ninguno preguntaba.
-No lo creo- dijo Ashley riendo
-¿Qué?- pregunté, lo había dicho tan alto que todos habíamos interrumpido nuestras conversaciones para mirarla
-Justin- respondió mirando a la puerta
Todos nos giramos y quedamos con la misma cara. Justin estaba entrando a la cafetería con Sarah, pero eso no era lo raro.
-Esta…- articuló Rachel
-Sí, sin camisa- completó Roxanne, la miré se notaba que amaba lo que veía.
Me giré mirando a la puerta y parpadeé pensando que estaba viendo mal, ¿por qué Justin estaba sin camisa?

Hola! Logré publicar otra vez! Que bueno se siente poder ser constante (:
Tengo mucha inspiración así que la aprovecharé para escribir todo lo que pueda, el miércoles regreso a la escuela (lamentablemente) y no sé que tan pesado será, pero haré lo posible por empezar a publicar una vez por semana.
Espero que les guste el capítulo, ahora se viene lo mejor.
Las Quiero! Gracias por leer y comentar.
Saludos!

21 de enero de 2012

Capítulo 29: "¿Entonces cuando?"


Al terminar la clase me dirigí a cambiarme. Cuando entré al vestier las únicas tres chicas que había ahí se quedaron calladas y me miraron, no les di importancia y me metí en un baño a cambiarme.
-Ella es la nueva novia de Zac- susurró una de ellas. Espera ¿hablaban de mí?
-¿Quién? ¿De quién hablas Lily?- preguntó otra voz hablando en tono normal
-¡Shh Emily! Habla bajo- la calló rápidamente Lily- Hablo de la chica que acabó de entrar- Eso contestaba mi duda.
-¿Ella?- preguntó una tercera voz. ¿Cómo que ella? ¿Acaso había entrado otra chica al baño?
-Sí, ella Mel. Nicolle Gómez, la hermanastra de Hilary Johnson- respondió Lily, que divertido ser conocida así
-No te creo- replico Emily, ¿hey por qué no? No es que si fuera novia de Zac, pero, ¿por qué no lo crees? ¿Qué es tan difícil de imaginar?- ¿Quién te dijo eso?
-Ya casi toda la escuela lo sabe- ¡¿Qué?! ¡No! ¿Por qué?- Además Logan los vio juntos en la banca que queda detrás del gimnasio- ¿qué?
-¿En serio? Ese lugar es muy solitario, ¿Qué hacían?- preguntó Mel
-¿Cómo que qué hacían?- preguntó Lily
-Pues sí, se besaban o solo hablaban- el tono de Melany dejaba ver que creía que la pregunta sobraba
-Según Logan estaban a punto de besarse, y ella estaba en las piernas de él - ¿Qué? ¿Alguien nos vio? Mierda, ¿Por qué son tan chismosos en esta escuela? Ah, verdad Zac es de los chicos más deseados de todos.
-Pero Logan siempre inventa cosas- replico Emily Si, no le crean a ese chico
-Sí, pero además Justin me lo confirmo- ¿Qué? ¡Ahora si lo mato a este infeliz! ¿Con qué derecho va publicando mentiras de mi vida a toda la escuela?
-¿Le preguntaste?-
-Sí, tenemos una clase juntos, así que cuando Logan me contó eso, me tropecé “casualmente”- escuché algunas risas provenientes de todas, ¿aparte de chismosa, zorra? ¿Qué no sabe que Justin está con Sarah? Ya Nicolle, cálmate, el problema es con Justin, no con toda la secundaria- con él y aproveché para preguntarle, me dijo que si era verdad, que llevaban apenas unos días- ¿Qué? Justin te ahorco, en serio, me las pagarás. Terminé de vestirme, pero no salí del baño.
-No te lo puedo creer- dijo Melany- ¿Y ahora? Ya no podré estar con Zac, ¿Qué le vio a esa?- ¿A esa? ¿Perdóname?
-Tranquila Mel, no creo que duren nada juntos, debe ser una más- dijo Lily, ¿Qué le pasa a esa niña? ¿Una más? ¿Será? No tienes nada con Zac Nicolle, recuérdalo, así que no puedes ser una más
-¿Tú crees?- preguntó Melany nuevamente
-Convencida- apoyó Emily- tú te quedarás con Zac, Lily con Justin y yo con mi Derek- ¿En serio? ¿Era yo que estaba muy molesta o estas chicas en verdad eran estúpidas? ya me estaban sacando de quicio. Hora de salir, esto de participar en la conversación mentalmente era extraño.
Recogí mis cosas y salí. Las tres chicas me miraron, las miré mal sin poder evitarlo.
-Oye espera- dijo una de ellas antes de que llegara a la puerta- ¿Es verdad que estás con Zac Adamas?
-Mel- replicaron las otras dos chicas en susurros
-¿Qué? ¿Qué mejor que ella para confirmarlo o negarlo?- dijo eso y me miró.
Una parte de mí quería decirle que si simplemente para molestarla, pero sabía que eso equivaldría a aceptar un hecho que era mentira y me traería muchos problemas. Suspiré.
-No, no es verdad, él y yo sólo somos buenos amigos- apareció una sonrisa en el rostro de Melany- pero tengo entendido que le gusta una chica, y Justin tiene novia- dije mirando a Lily quién me miró mal, le sonreí y salí de ahí.


No pude encontrar a Justin, por lo que después de avisarle a Derek que no me iba con ellos me dirigí a la casa, en el camino toda la ira hacia Justin se desvaneció. Apenas llegué a casa deje mis cosas en mi habitación, comí algo y salí al patio. El sol seguía brillando en el cielo, por lo que tuve que colocarme las gafas de sol, los ojos me ardían, y la cabeza me dolía. Me recosté en una silla y respiré hondo.
Cerré los ojos y me concentré en la sensación del sol sobre mi piel. Me sentía agotada, cansada en extremo, el problema de Derek, Kate y Tyler me parecía un reflejo de Zac, Sebastián y yo, todo ese lio me hizo darme cuenta de que podría tener que pasar por todo eso si no tomaba una decisión. No es como si ya me hubiera besado con Zac, pero siendo totalmente honesta conmigo misma, quería besarlo, me moría por hacerlo.
¿Qué hacer? ¿Aclarar las cosas con Zac y dejarle claro que entre los dos no va a pasar nada? ¿O terminar con Sebastián y dejar que las cosas con Zac sigan sin impedimentos? No, no podía hacer ninguna de las dos cosas, no podía tomar una decisión aún, sólo llevaba tres semanas aquí y mi vida ya parecía otra, tres semanas era muy poco tiempo para olvidar a alguien ¿No? Pero si en verdad amaba a Sebastián tanto como pensaba, ¿por qué alejarme de él tres semanas me había hecho dudar de lo nuestro? No, no era el tiempo, había estado separada de él más durante las vacaciones, era Zac, él era que me confundía. ¿Cómo una persona puede cambiar la manera en que ves todo? Eso no es posible, ¿o sí?
Me llevé las manos  a la cabeza y masajee mi sien en un intento fallido de aplacar mi dolor de cabeza. Al ver que no funcionaba dejé de intentarlo, deje de pensar en Zac y Sebastián después podría resolver mis problemas, permití que mis pensamientos vagaran a cosas más simples, como el viento que agitaba mi cabello, el sol que me calentaba o el silencio que reinaba en el patio.

Me despertó una ligera sacudida en mi hombro, abrí los ojos y miré a mí alrededor; todavía había un poco de luz, pero el sol estaba próximo a ocultarse, una fina brisa sopló robándome un escalofrío. Miré a mi lado y me encontré con la cara sonriente de Zac.
-Justin me mandó a despertarte- explicó mientras se recostaba en la silla de al lado.
-¿Hace mucho llegaste?- pregunté sentándome mejor en la silla
-Llegué casi a las seis, y estuve con tus hermanos toda la tarde- ¿las seis? ¿Acaso que hora era? Mire mi muñeca, pero no tenía reloj -Son casi las 7:30- respondió adivinando lo que pensaba
Me quité las gafas y lo miré bien, la última vez que lo había visto tenía el labio roto y sangraba, ahora solo tenía una pequeña línea en el labio.
-¿Estás bien?-
-¿Qué? Ah por el labio, si, no era nada- fruncí el ceño, a mí no me parecía que no era nada, el rio – tranquila, estoy bien
-Si tú lo dices- respondí no muy convencida, el rio y tomó mi mano entrelazando nuestros dedos- ¿Sabes que escuché hoy en el vestier después de mi clase de gimnasia?
-¿Qué?- preguntó Zac
-Tres chicas hablaban de nosotros- le dije mirándolo
-¿Nosotros?- asentí- ¿Cómo así?
-Si, al parecer Justin le sigue diciendo a todos que estamos juntos-
-¿Qué?-
-Si, le dijo a una chica que solo llevábamos unos días- baje la mirada hasta nuestras manos y tracé dibujos con las yemas de los dedos en su piel
-Entonces decidido- lo mire extrañada- Mañana haremos la broma a Justin
-¿En serio?- pregunte sonriendo
-En serio- dije también sonriendo
-¿Para qué te necesitaba el director?- preguntó después de un rato de silencio
-Me pregunto acerca de lagunas clases y si me sentía a gusto, al final me preguntó si quería hacer parte del equipo de baloncesto-
-¿En serio?-asentí, me dedico una sonrisa muy grande- ¿Así que ahora eres parte del equipo de baloncesto?
-Si- respondí riendo
-¿Tendré que irte a animar en los partidos?- preguntó
-¡Claro! Tienes que hacer de animador- dije riendo, él se unió a mis risas, cuando nos calmamos nos quedamos en silencio
-Derek me conto lo que pasó con Tyler- sacó el tema rato después- bueno, por qué estaban peleando
-¿Has hablado con Kate?- pregunté
-No, no ha querido responder el teléfono-
-Es lógico, no deber querer saber de nadie que no sea Tyler- dije más para mí misma que para él
-No entiendo, si le gusta Derek debería terminar con Tyler y estar con Derek- dijo
-Pero no ama a Derek, ama a Tyler-
-Pero si te besas con alguien que no es tu novio, debe ser porque no lo amas lo suficiente- respondió mirándome, algo me decía que ya no hablábamos de Derek y Tyler. Solté mi mano.
-Pero quizás ella está confundida- repliqué
-¿Por qué?-
-No lo sé, tal vez no sabe qué hacer, quizás ambos le gustan pero ama a Tyler y no quiere herirlo, o teme tomar una mala decisión- dije sosteniéndole la mirada
-¿Entonces esta con Tyler por no herirlo? ¿Está con él por lástima? Eso no es bueno, es mejor terminar con eso. Además si no intenta las cosas nunca sabrá que pasara-
-¡Zac! ¿Por qué no lo entiendes?- por alguna razón mis ojos se aguaron
-¿Zac te quedas a cenar?- preguntó mamá desde la puerta del patio
-Claro señora Johnson- dije volteando la cara en esa dirección. Aproveche ese momento y me recosté otra vez en la silla mirando al cielo, mientras me limpiaba las lágrimas.
-Nicolle- susurró Zac
-Mira Zac, ahorita no quiero hablar de eso- respondí sin mirarlo
-¿Entonces cuando?- preguntó elevando la voz
Lo miré, era hora de aclarar todo.

Hola! Aqui está el capítulo que prometí, en estos dias tengo mucha inspiracion asi que lo más probable es que vuelva a postear pronto aunque prefiero no prometer nada. Este capítulo no iba a terminar ahí, pero se me hizo que ya quedaba muy largo. Espero que lo disfruten. Gracias por leer y comentar.
Ahora quiero dejar claro algo, en la entrada en la que les decía Feliz Navidad, un anónimo comento esto:

La verdad me pareces patetica. A mi me gusta mucho tu novela, es mui buena,entretenida y atrapante..
Peroo me parece una falta dee respeto lo que haces con nosotras que seguimos tu historia, no podes nio escribir x un mes o solo olvidarte y desajrnos colgadas, creo que te dberias comprometer un poco mas y nada PONERTE LAS PILAS o sino no escribas una novela se mas respetuosa nenA


Primero, que bueno que te gusta mi novela, pero no tienes que ser anónimo para criticar, es tu opinión y la respeto. La vez pasada me demoré tanto en subir porque era blogger el que no me dejaba hacerlo, y si, no soy constante y creeme que lo intento, pero a veces  no tengo inspiración, otras es que no me alcanza el tiempo, entre salidas familiares, con mis amigos, trabajos de la escuela, entrenamientos y de más, no me alcanza el tiempo para nada.

Siempre cuelgo capitulos largos para compensarles que no publique en mucho tiempo, se que depronto muchas piensan que debería ser más constante, las entiendo a mi también me enfada que las chicas de los blogs que leo no publiquen y me dejen con la intriga, pero a ellas también las comprendo, porque a veces es imposible publicar. 
Solo quiero terminar diciendoles que esta historia la voy a terminar, nunca la dejaré tirada y tampoco durara mucho tiempo sin que sepan de mi.
Otra vez, lo siento e intentaré ser más constante. 
Saludos!

13 de enero de 2012

Capítulo 28. "Ella no tuvo nada que ver"

NARRA DEREK:
Kate seguía sin responder mi mensaje y eso me tenía nervioso. Ni ella ni Tyler habían vuelto aún. ¿Habrá pasado algo? No, Tyler no sería capaz de hacerle algo a Kate. Roxanne comenzó a decir algo de que tenía que hacerlo y otras cosas más, pero sin prestarle atención me levante sin decir nada y salí de la cafetería. Tenía que encontrarlos y ayudarle a Kate a explicarle todo a Tyler. Caminé sin rumbo fijo pensando en donde podía estar Kate.
-¡Derek!- escuché que me gritaban pero antes de girarme a ver quién era sentí un puñetazo en mi cara. Anonadado me toqué la parte donde había impactado el golpe y me giré furioso a ver quién me había golpeado. Pero al hacerlo, toda la ira que tenía se desapareció, Tyler estaba enfrente mío intentando controlar su rabia pero eso no estaba funcionando. No hice nada, me lo merecía y si eso lo hacía sentir mejor está bien- ¿Qué te pasa imbécil? ¿Cómo fuiste capaz de hacerme esto?
-¿Qué crees? ¿Qué lo hice por lastimarte? ¡Sólo paso y ya! – El plan de quedarme calmado se fue a la mierda.
Sentí que Tyler me volvía a golpear, una vez, lo acepto porque me lo merecía, dos ni de broma. Empujé a Tyler lejos de mí y me volví tocar donde había recibido el segundo golpe. Estaba dispuesto a irme cuando caí al suelo con Tyler encima golpeándome. En un momento se me olvido que yo fuera el culpable y que el que me estaba golpeando era mi mejor amigo, lo golpee sin importarme nada de eso.
NARRA ZAC:
Llegué al lugar donde estaban peleando Tyler y Derek, alrededor ya había varias personas, malditos chismosos.
Empujando a todos me abrí paso hasta el centro, donde vi a Derek encima de Tyler.
-¡¿Cómo crees que me siento yo?! ¿Bien? ¡Claro que no! ¡Eres mi mejor amigo!- gritó Derek quien intentaba calmar a Tyler, pero este fue más rápido y tumbó a Derek poniéndose encima de él y  golpeándolo nuevamente
-¡Eso no te importo el viernes! ¿Verdad?- dijo dándole un golpe en la cara
Está bien, suficiente. Rápidamente me acerqué a ellos y me metí entre los dos intentando separarlos, pero era imposible, Tyler estaba demasiado molesto y terminó golpeándome a mí para alejarme. Me sobé la mandíbula y continué en mi tarea de alejarlos. En ese momento llegaron al centro Justin y Daniel quienes me miraron sorprendidos.
-¿Quieren ayudarme en vez de quedarse ahí parados como imbéciles?- les grité, Daniel me fulminó con la mirada pero se acercó y comenzó a separarlos. Al final logró levantar a su hermano alejándolo de Derek y Justin hizo lo mismo sosteniendo a su hermano, puse una mano en el pecho de cada uno para mantenerlos separados. La respiración de todos estaba agitada pero ya todos estaban más calmados. Mierda, no recordaba que Tyler golpeara tan duro
Lo miré; él y Derek se habían golpeado demasiado, ambos amanecerían con moretones mañana. Tyler miró con odio hacia Derek ignorando mi comentario se soltó de Daniel y se fue. Empujó a Paul que acababa de llegar y miraba a todos confundido. A su lado se encontraba Nicolle quién me miraba preocupada, le sonreí para que se relajara pero no lo hizo.
-¿Qué está pasando aquí?- se escuchó la voz del director - ¡A clase todos! –antes de que me diera cuenta se dispersaron todos quedando sólo Justin, Derek, Nicolle, Daniel, Sarah y yo - ¿Otra vez en problemas señor Adams?
-Nunca señor- dije con una sonrisa en la cara. El director me fulminó con la mirada.
-Señor Johnson, vaya a enfermería a que le revisen esas heridas-
-¿Qué heridas?- preguntó Justin desconcertado
-Usted no, su hermano- dijo el director molesto. Me reí entre dientes
-No es nada- dijo Derek quitándole importancia al asunto
-Vaya inmediatamente, señor Adams usted también debería ir- dijo ahora mirándome
-¿Yo?- ahora entendía la cara de preocupación de Nicolle
-Si usted – dijo el director poniendo los ojos en blanco - Ahora Daniel y Justin, vayan inmediatamente a clases
-Ehh Director Mayer, estamos en descanso – dijo Justin sonriendo
-¿Todavía?- dijo el director mirando su reloj
-Si señor- dijeron Daniel y Justin
-Bueno, entonces señorita Thompson acompañe a este par a otro lado lejos de mi vista antes de que me arrepienta y los invite a todos a dirección- dijo sonriéndole a Sarah
-Está bien- respondió ella acercándose a Justin y tomando su mano
-Señor Johnson y señor Adams ya les dije que los quería en enfermería- dijo dirigiéndonos una pequeña mirada, asentí y fije mi vista en Nicolle- y en cuanto a usted señorita Gómez, estaba por ir a buscarla, por favor acompáñeme a dirección- Nicolle abrió los ojos como platos
-¿Yo? ¿Por qué?- preguntó Nicolle desconcertada al igual que yo
-¿Por qué mi hermana tiene que ir a dirección?- preguntó Derek
-Ella no tuvo nada que ver- dije
-Señor Adams y señor Johnson, ¿por qué están todavía aquí?- me quedé callado mirándolo- Necesito hablar con su hermana, será un momento nada más- Derek se encogió de hombros y comenzó a caminar hacia la enfermería. Yo en cambio me quede en mi lugar- Una cosa más, no quiero que se metan en problemas, la próxima vez no se salvan- dijo el director dirigiéndose a nadie en particular- Acompáñeme señorita Gómez
-Claro- dijo mirándome- Nos vemos ahora Zac
Asentí y me quedé mirando como el director y Nicolle se perdían en el pasillo, ¿Qué querrá hablar con Nicolle? Espero que no sea nada grave. Suspiré y caminé rápido para alcanzar a Derek e ir a la enfermería.
NARRA NICOLLE:
Caminé en silencio con el director hasta su oficina, no dejaba de pensar en Kate, después de que Zac se había ido ella me había mirado llorando y había salido corriendo hacia el lado contrario. Y también en Zac que había recibido un buen golpe en la cara.
-Siéntese señorita Gómez- el director señalo la silla que se encontraba frente al escritorio mientras él se dirigía a su silla. El entrenador de baloncesto se encontraba parado con los brazos cruzados en una esquina.
-¿Pasa algo?- pregunté sentándome
-Por supuesto que sí, pero no es nada grave, no te preocupes- el director me regalo una cálida sonrisa que me hizo sentir un poco mejor
-¿Entonces?-
-Primero que nada, quiero preguntarle, ¿cómo se ha sentido en la escuela? ¿La han acogido bien?-
-Sí, realmente si- respondí mirando al entrenador, ¿por qué estaba él aquí?
-Me alegra escuchar eso, ¿cómo se ha sentido en las clases? ¿Alguna incomodidad?- preguntó atrayendo nuevamente mi atención
-No señor- ¿por qué tantas preguntas?
-¿Este es su horario?- el director rebuscó entre los papeles que tenía encima y me entregó una copia de mi horario
-Si señor- dije tomándola y revisándola
-Cuando usted llegó, se le asignó un horario completo, mientras se acostumbraba, pero si usted desea ahora puede cambiar algunas clases, como música, arte, gimnasia, y los electivos-
-¿En serio?- pregunté completamente sorprendida
-Claro, ¿desea cambiar algo de eso?- preguntó mirándome, bueno, ni gimnasia ni electivo, arte no tenía y música, si definitivamente cambiaría música.
-¿Puedo cambiar la clase de música?-
-Por supuesto- dijo sonriendo nuevamente- ¿Qué clase le gustaría? En esa hora tenemos arte o literatura francesa-
-Arte- respondí casi inmediatamente
-Muy bien- murmuró mientras lo cambiaba en el computador- Ahora, en cuanto a los electivos, tengo entendido que está en baloncesto ¿verdad?
-Si señor- dije mirando de reojo al entrenador que seguía sin moverse
-¿Le gusta ese electivo? ¿O desea cambiarlo?- preguntó dirigiendo su mirada al entrenador
-Me gusta, ¿hay algún problema con eso?- respondí mirando al entrenador
-Por supuesto que no- respondió el entrenador moviéndose y sentándose en la punta del escritorio del director
-¿Entonces?- pregunté, empezaba a molestarme, eran hombres grandes ¿por qué no hablan y ya?
-Es todo lo contrario, nos gustaría que se uniera al equipo de baloncesto femenino del instituto- espera ¿qué? Miré a los dos hombres que tenía enfrente para ver si era una broma, pero ambos me miraban fijamente esperando que dijera algo
-¿En serio?- fue lo único que quiso salir de mi boca
-Absolutamente, ya la he visto jugar, y me parece que lo hace muy bien-
-Gracias- dije todavía confundida
-¿Entonces? ¿Le gustaría formar parte del equipo?- preguntó el director mirándome
-Sí, me encantaría-
-Qué bueno, usted es justo lo que necesitamos en este momento, casi todo el equipo se graduó el año pasado, entonces aunque hay chicas muy buenas, todavía nos faltan algunas- dijo el entrenador, pero no estaba muy segura de que me hablara a mí
-Bueno, tiene que comprometerse completamente con el equipo, ir a entrenamientos, partidos, cumplir las normas y mantener un buen promedio, no puede dejar que estar en el equipo afecte sus calificaciones- el director comenzó a bajar la voz a medida que nombraba todo- también tendremos que hablar con sus padres, porque ellos también tienen que comprometerse, tienen que apoyarla y permitirle que asista a todos los partidos y entrenamientos
-Está bien- dije por decir algo
-Puede ir a clase, el lunes tendremos práctica en la tarde, nos vemos en el gimnasio después de la escuela- asentí y me levanté para salir de ahí- Señorita Gómez, algo más; el lunes le entregaremos el uniforme-
Le di mis medidas al entrenador para que mandara a hacer el uniforme y salí de allí, acababa de sonar la campana, tenía gimnasia, no tenía ganas de ir pero aun así me encaminé hacia el gimnasio. Entré y me dirigí al vestuario a cambiarme, todo lo hice con exagerada lentitud, no haber dormido no había sido una buena idea, además, hoy habían pasado demasiadas cosas para mi gusto. En ese momento recordé a Kate, tengo que hablar luego con ella. La cabeza me estaba doliendo y los ojos se me cerraban, me dolían, sólo quería que este día acabara para poder descansar.

¿Ya saliste de la oficina del director? ¿Qué te dijo? ¿Fue grave?
¿Estás en clase, o nos vemos donde siempre?
Zac

Sonreí, terminé de cambiarme y le respondí.

Si, ya salí, no fue nada grave, te cuento luego, estoy en clase ya.
Nicolle

Mientras me recogía el cabello en una cola de caballo esperé a que Zac me respondiera.

Está bien, esta tarde voy un rato a tu casa y hablamos.
Nos vemos.
Zac

Guardé el celular entre mis cosas y me dirigí a la cancha, donde ya estaban todos, por suerte el entrenador llegó dos minutos después que yo. 

Hola! Esta vez no fue mi culpa! Intente publicar este capitulo muchas veces pero blogger no me dejaba :/ publicaba la entrada pero no tenia nada! Aunque no todo es malo, gracias a que no podia publicar, tuve tiempo de escribir, el siguiente capitulo esta casi listo y la otra semana lo publico (:
Feliz Año a todas! Les deseo lo mejor este año y que cumplan todos sus propositos
Gracias por leer y comentar
Saludos!