28 de mayo de 2012

Capítulo 35: "¿Cómo te aprovechas de mi hermanita así?"


Ya estaba comenzando a desesperarme, llevábamos más de una hora en el aeropuerto porque el vuelo de papa se había atrasado.
-Mamá, ya regreso, voy a comprar algo- tomé mi bolso y me levanté.
-¿Tienes dinero?- preguntó Josh abrazando a mamá
Asentí y me dirigí a la cafetería, pedí una botella de agua y tres paquetes de galletas para compartir. Regrese a sentarme junto a mamá y Josh y les entregué lo que les había comprado. No pasó mucho tiempo antes de que me desesperara de nuevo, resoplé y me puse mis audífonos, quizás la música haría que pasara más rápido el tiempo.
-Ahí están- comentó Josh levantándose
Miré al frente y papá se acercaba cargando algunas maletas, junto a él Cristina cargando a Isabella. Me dirigí rápidamente a ellos y abracé a papá sin darle tiempo a reaccionar.
-Hola cariño- me saludó estrechándome fuertemente contra su cuerpo
-Te he extrañado muchísimo- dije enterrando mi cara en su pecho, con los ojos ligeramente aguados -me has hecho demasiada falta
-Y tú a mí cariño- me dio un beso en la cabeza y me alejó un poco de él para verme mejor- ¡Pero mírate! ¡Estás muy bonita! Parece que tanto sol te ha sentado bien
Me reí y me separé de él.
-Hola Cristina- la saludé con un beso en la mejilla
-Hola Nicolle- me correspondió con una sonrisa mientras acomodaba a Isabella que estaba dormida.
Mamá y Josh se acercaron y saludaron a los recién llegados, al principio la relación entre ellos era tensa pero ahora, parecían un grupo de amigos.
-Vamos, deben estar cansados- dijo mamá
Todos asentimos y caminamos hacia el carro. Papá me pasó un brazo por los hombros para mantenerme cerca de él y no paró de preguntarme cosas hasta que llegamos a casa.

Cuando llegamos, mamá le dio el cuarto de invitados a papá, Cristina e Isabella, Emily estaba dormida por lo que papá no pudo saludarla. Durante la cena arreglaron que mamá, papá, Josh, Cristina, Emily e Isabella se irían todo el fin de semana a los parques de Disney. Pensar en un fin de semana con la casa sólo para mis hermanos y para mí me hacía sentir de mejor ánimo.
Al terminar, ayudé a lavar los platos; me despedí de todos y me dirigí a mi habitación. Me cambié y me metí entre las cobijas y antes de darme cuenta el sueño se apoderó de mí.

-Cariño despierta- sentí cómo me sacudían. Abrí perezosamente los ojos para encontrarme con mamá sentada a mi lado- Sólo quería decirte que ya nos vamos, hay suficiente comida en la cocina, pero por si acaso dejo dinero en mi mesa de noche. Por favor, no dejes que Justin haga demasiados desastres. Te quiero- terminó dándome un beso en la frente
Murmure algo que pretendía ser un Que te vaya bien, pero no sonó ni un poco parecido y volví a dormirme.


La casa se escuchaba en total silencio, me giré entre las cobijas y estiré mi mano para poder tomar mi teléfono y mirar la hora; 11:23 am, suspiré y coloqué el teléfono donde estaba antes. Me gire y me arropé mejor con las cobijas intentando conciliar el sueño, pero al darme cuenta de que no podía comencé a debatirme entre quedarme acostada o bajar a comer algo, al final, mi estómago decidió por mí. Restregué mis ojos y me levanté.
Bajé a la cocina, la casa seguía sin el más mínimo ruido; lo más probable era que mis hermanos siguieran durmiendo. Preparé tostadas, corté un poco de queso y me serví jugo de naranja. Me senté en la mesa de comedor y desayuné en silencio. Cuando terminé, lavé los platos, los sequé y guarde.
Regresé a mi cuarto y tras una larga mirada, decidí que era tiempo de arreglarlo. Todos los días estaba tan cansada que dejaba todo tirado por ahí prometiéndome que al día siguiente lo ordenaría pero cada día se repetía la misma historia. Lo primero que hice fue abrir el balcón para que entrara aire al cuarto, recogí la ropa del piso, tendí la cama y organicé todo lo que no se encontraba en su sitio.
Cuando decidí que todo se veía decente, me di una ducha más larga de lo necesario. Regresé a mi cuarto envuelta en la toalla, abrí mi armario y después de pensarlo mucho me decidí por un short de jean, y una blusa suelta de tiras azul oscura con flores pequeñas blancas y amarillas. Tomé mi portátil y me acosté en la cama.
-Hola Nicolle- Justin abrió la puerta de mi habitación, se encontraba en pijama, completamente despeinado y se frotaba los ojos ligeramente.
-Hola Justin- me miró y entro a la habitación completamente y se recostó en mi cama
-Tengo hambre- dijo después de un rato de estar acostado en silencio
-¿Qué quieres que haga?- pregunté riendo
-¿Me preparas el desayuno?- lo miré -¿Por favor?
-¿Desayuno?- reí sonoramente- ya es hora de almuerzo, mejor báñate y cámbiate para que almorcemos mientras yo pregunto a Hilary y Derek que quieren
Después de preguntarle a Hilary y a Derek decidimos pedir hamburguesas; ninguno tenía ganas de cocinar y luego lavar platos o de salir. Comimos reunidos en el comedor riendo y molestando a cada rato. Incluso Hilary estaba de muy buen humor por tener la casa todo un fin de semana para nosotros solos.
-Gracias por todo familia- dijo Justin recogiendo sus restos de comida- pero yo volveré a dormir- botó lo que tenía entre las manos y subió a su habitación
-¿Qué fue eso?- preguntó Hilary riendo
-No tengo idea- respondió Derek imitando a Justin y botando los restos de comida.
Terminamos de recoger y cada uno cogió por su lado, regresé a mi habitación, tome nuevamente el portátil y me acosté en la cama.

-¿En dónde?- Justin entrando a mi habitación hablando por teléfono- Si, ya sé dónde queda- Lo miré confundida pues se sentó en mi cama y me sonrió- Está bien, yo le digo. Nos vemos linda
Colgó y me miró, le devolví la mirada esperando que dijera algo pero como siguió en silencio regresé mi mirada a la pantalla.
-Todos van a ir a On The Rox - dijo rompiendo el silencio al fin
-¿A dónde?-
-Es una disco en West Hollywood ¿Quieres ir?-lo pensé un momento, vería a Zac pero no tenía ganas de levantarme y arreglarme. Suspiré, podría ver a Zac otro día
-No, paso esta vez- respondí al fin
-¿Segura?-
-Si, hoy no tengo ganas de salir-
-Está bien, nosotros si iremos, así que te quedas sola. ¿De acuerdo? ¡Ni se te ocurra abrirle la puerta a extraños!-
-¿Qué?- me reí sonoramente- ¡Pareces un adulto!
-Muy graciosa- dijo Justin levantándose- simplemente me preocupo por ti. Nos vemos
-Que les vaya bien- me despedí. Justin me dio un sonoro beso en la frente y salió de la habitación.

Antes de que se fueran, Derek entró a mi habitación, me preguntó si saldría con ellos y al decirle que no, no me dejó en paz hasta que le prometí que no saldría a ningún lado en toda la noche. Se despidió, hizo más recomendaciones estúpidas y por fin se fueron.

A la media hora de que mis hermanos se marcharon decidí apagar el computador y leer un rato, pero mientras buscaba el libro mi teléfono vibró.

¿Irás a On The Rox?
Zac

Suspiré, las ganas de haber ido me abrumaron en ese momento, pero que podía hacer ahora.

No, estoy cansada. No quiero salir de casa, así que pasaré la noche sola viendo películas. ¿Tú si irás?

Esperé pero jamás respondió, ¿Qué habrá pasado? El siempre respondía mis mensajes, me preocupe un poco. Calma Nicolle, quizás no haya sentido que respondiste o esté ocupado, no puede vivir pendiente de su teléfono me regañé a mí misma. Suspiré y tomé el libro que antes estaba a punto de coger y rápidamente quedé absorta leyendo.

La espalda me comenzó a doler después de casi una hora, así que dejé el libro al lado y estiré mis brazos y moví mi cuello. Me levanté y bajé a la cocina. Abrí la nevera y la miré detenidamente unos minutos, ¿Por qué cuando abro la nevera, por más de que este llena de comida, no me provoca nada? Cerré la nevera frustrada y me recosté sobre la mesa que había allí. Tenía la casa sola para mí y hasta ahora solo eran las 9 de la noche, ¿Qué podía hacer? No tenía sueño, ya había leído y estado en el computador, y la noche estaba más fría de lo común así que no pensaba en salir al patio trasero. Podría ver películas o ..
El timbre interrumpió mis pensamientos y su ruido en medio de tanto silencio me hizo asustar. Caminé dudosa a la puerta y la abrí sin detenerme a mirar por la mirilla. Sonreí al encontrarme a Zac en la puerta con una caja de pizza en una mano y una botella de gaseosa en la otra.
-Hola Zac- saludé- ¿Qué es esto?
-Tú no querías salir y yo quería verte, tú estabas sola y yo no quería ir a On The Rox, asi que decidí venir a tu casa y pasé por comida en el camino- sonrió y yo reí.
Lo dejé pasar y dejó lo que traía sobre la mesa de comedor. Se giró a mirarme y me abrazó dándome un beso en la mejilla.
-Hola, ¿cómo estás?-
-Bien ¿y tú?- sonreí alzando la mirada para verlo
-Excelente- me soltó y nos sentamos a la mesa a comer antes de que se enfriara la comida -¿Y dónde están tus padres?- preguntó después de un rato
-Se fueron a Disney con las pequeñas- expliqué y me metí otro pedazo de pizza en la boca
-¿Al fin quienes vinieron?-
-Papá, Cristina su esposa y mi linda hermana Isabella- comenté con una sonrisa
-Me gustaría conocerla- me devolvió la sonrisa
-Podríamos salir el lunes- propuse
-Que sea un hecho-
Comimos riéndonos y contándonos cualquier cosa. Extrañaba estar con Zac, estos dos meses habían sido lo peor, sólo nos veíamos entre clases y en descansos porque de resto, yo me encontraba demasiado ocupada para hacer vida social.
-¿Qué quieres hacer ahora?- pregunté luego de que hube recogido la mesa
-¿Tal vez una película?- asentí y le dije que buscara alguna en el mueble sobre el que descansaba el televisor mientras yo prepara palomitas. -¿Dónde hay una cobija?- preguntó desde la sala
-En el armario del cuarto de huéspedes- expliqué yendo hacia la sala. Ya había escogido la película y la caja de ésta se encontraba sobre el DVD, dejé las palomitas en la mesa de centro y me acerqué a mirar que había elegido. Me sorprendí al ver que era una película de miedo, simplemente las odiaba era demasiado asustadiza para verlas- No, lo siento me niego a ver una película de miedo- dije fuerte para que me escuchara
-¿Por qué?- susurró en mi oído tomándome de la cintura por detrás
-No me gustan- dije intentando pensar con claridad a pesar de su cercanía
-¿Por qué?- dijo deslizando su nariz por mi mejilla
-Me dan mucho miedo- cerré los ojos para concentrarme
-Vamos, yo estoy aquí, siempre puedes abrazarme si te asustas mucho- dijo otra vez en mi oído
-Está bien- acepté confundida. Me dio un beso debajo de la oreja y rió.
-Genial-
Nos acostamos en el sofá y nos tapamos con la cobija, coloqué mi cabeza en su pecho y el pasó su brazo por mis hombros manteniéndome cerca. La película comenzó y no podía mirarla, mi cara se la pasaba enterrada en el pecho de Zac, él solo reía. ¿Cómo podía reír con semejante película? Definitivamente no servía para esto. Desistí de ver la película y dejé mi cara en el pecho de Zac, su aroma era irresistible y ya lo sentía impregnado en mí. Cerré los ojos y antes de darme cuenta ya estaba dormida.

-¿Qué demonios significa esto?- me despertó un grito y el brusco movimiento de Zac que al parecer también se había quedado dormido- ¡Claro! ¡Por eso no querías salir! ¡Querías quedarte porque el baboso de Zac iba a venir! ¡Y tú!- pestañee varias veces para enfocar la vista y vi a un Justin molestó frente a nosotros. Yo seguía recostada en Zac sólo que ahora parecíamos más acostados que sentados. Justin señalaba acusadoramente a Zac- ¿Qué es lo que sucede contigo? ¿Cómo te aprovechas de mi hermanita así?
-¿Qué?- pregunté confundida
-¿Aprovecharme de…? ¿Qué te pasa Justin? Deja de fastidiar de una vez – dijo Zac acomodándose y abrazándome más fuerte


Hola! He regresado! Y me siento terrible :/ no publicaba hace un milenio. Lo siento enserio! He estado tan jodidamente ocupada que si les cuento todo lo que me ha pasado no acabo nunca, en serio lo siento! Espero que les haya gustado el capítulo, aunque tampoco es que esté tan bueno :S
En dos semanas salgo a vacaciones (por fin!) así que estoy segura que podré publicar mucho en ese tiempo. Lo siento por hacerlas esperar tanto, pero gracias a las que siguen aquí leyendo mis capítulos y comentándolos; gracias por la paciencia y comprensión! 
LIZ! Me encantó tu premio! mil gracias jaja: "EL PREMIO A LA HISTORIA QUE EMOCIONA, ENGANCHA Y NOS DEJA CON UN PRE-INFARTOTambién me habías dicho que te gustaría tener mi correo así que aquí está: majo_sabogal@hotmail.com puede mandarme lo que quieras e incluso preguntarme cosas. 
Otra cosa antes de despedirme, muchas me han dejado sus blogs, pero tengo la cabeza en otro lado así que no se porqué blogs ya me pasé y por cuales no, así que si aún no lo he hecho (siempre comento la última entrada) les agradecería mucho que me volvieran a decir. Soy ligeramente olvidadiza así que las amaría un montón!
Ahora sí, me despido. Las quiero!
Saludos!

2 de mayo de 2012

Hola!

Bueno dije que publicaría un capítulo el miércoles, es decir hoy, y lo siento, no lo terminé. No he podido sentarme en el computador desde la semana pasada de tantas cosas que tenía que hacer, ni siquiera he estado en mi casa porque he tenido que quedarme en el colegio casi todos los días para practicar una presentación que tuve hoy. 
Me pasaba por aquí para que no crean de que me olvide de ustedes! Hoy alcancé a adelantar un poco ya que soy libre por fin, pero como también tenía tareas no lo pude terminar, espero que entre jueves y sábado logre subir. 
En serio lo siento! 
Gracias a todas por leer, comentar y tenerme paciencia.
Saludos!