7 de agosto de 2012

Capítulo 40: "Por favor no contestes"


Zac cerró la puerta después de que salimos, aunque estaba haciendo sol, el ambiente estaba más frío que de costumbre, a pesar de eso no sentía frío.
-¿No tienes frio?- preguntó Zac, sonreí, estábamos pensando en lo mismo. Negué con la cabeza.
-Soy resistente al frío- Zac rió
-¿De qué estabas hablando con Sarah hoy en la cafetería?- preguntó después de caminar un rato en silencio
-¿Por qué preguntas?-
-Por su grito- Zac se encogió de hombros intentando parecer desinteresado, pero pude notar que en verdad quería saber
-No te voy a decir- le dije acomodando mejor a Isabella entre mis brazos
-¿En serio?- preguntó mirándome
-Muy en serio- le sonreí

Ya habíamos llegado, el lugar tenía varios árboles grandes y varias sillas, la mayoría ocupadas por mamás o niñeras que habían sacado a pasear a sus niños. En el centro se encontraba un parque infantil de madera, con escaleras, un tubo de bomberos, puentes, rodaderos, toboganes y pasamanos. Alrededor de estos habían varios sube y bajas, columpios y hasta un arenero. A Emily se le ilumino el rostro y me miró.
-¿Puedo ir a jugar a los columpios?- me preguntó
-Claro-
Sin soltarse de Zac corrió hacia allí, se sentó e inmediatamente Zac empezó a empujarla, no podía ver que le decía pero ambos reían mucho. Le pregunté a Isabella que a donde quería ir y me señalo la arenera. La llevé hasta allí y me senté cerca pero sin ensuciarme, mi pequeña hermana se sentó y empezó a coger la arena entre sus manitas y a hacer formas.
Después de un rato, Zac se sentó a mi lado, lo miré confundida pues no estaba con Emily, me sonrió y me señalo hacia el parque, allí estaba mi hermana jugando con una niña pelirroja.
-Es una compañera de la escuela- me señalo a una mujer también pelirroja sentada en una banca cercana- Ella es la mamá, pensó que era el padre de Emily- me reí- Tus hermanas son muy lindas
-Lo sé- comenté mirando a Isabella que estaba apilando arena
-Aunque no tanto como tú- murmuró Zac en mi oído. Un escalofrío me recorrió entera y me sonrojé inmediatamente
-Zac- él sólo rió
-A propósito, ¿Qué fue lo que pasó con Paul hoy?-
-Nada, él sólo quería molestarte- me encogí de hombros
-Pues lo logró- murmuró
-¿Qué?- pregunté mirándolo
-Paul me agrada, pero detesto que esté cerca de ti- dijo sin mirarme
-¿Por qué?-
-Porque me dan celos- en ese instante si me miró
No supe que decir así que me callé, el tampoco dijo nada. Se corrió un poco para quedar detrás de mí y me abrazó por la cintura, apoyé mi espalda en su pecho y me quedé allí contemplando a mis hermanas. Emily llegó al rato y nos hizo levantar para jugar con ella, limpie a Isabella un poco y seguí a Zac al rodadero, mis hermanas no paraban de reír. Isabella se aburrió pronto así que regresé al pasto con ella, Zac se quedó un tiempo más jugando con Emily, esperándola al final del tobogán y ayudándola a cruzar el pasamanos, pero al poco tiempo volvió a sentarse a mi lado.
-Tu hermana dijo que podía venir para acá, pero no entendí que dijo después por qué lo dijo en español- me reí
-Tendré que enseñarte un poco de español-
-Deberías- Zac tomó a Isabella en brazos y empezó a jugar con ella elevándola por los aires. Saqué el celular y comencé a hacer fotos, tanto a Zac e Isabella como a Emily.
-Estoy cansada- dijo Emily sentándose frente a mí después de casi 20 minutos. La alcé y la senté en mis piernas dejando mi teléfono a un lado
-¿Tu? ¿Cansada?- comencé hacerle cosquillas, ella reía y como consecuencia yo también.
-Me gusta esta foto- Zac había tomado mi teléfono y había hecho varias fotos.
-No, Zac para- le dije riendo pues seguía haciéndolo
-¿Por qué? Llevas tomándonos fotos a tus hermanas y a mí toda la tarde- dijo Zac riendo. Me pasó a Isabella, y la senté en mi otra pierna, abracé a mis dos hermanas y sonreí a la cámara- Esta quedo excelente
-Yo quiero tomar fotos- dijo Emily alargando la mano para tomar mi teléfono
Zac se lo dio y se acercó a mí, me abrazó por detrás y sonrió a la cámara. Emily no paraba de tomar fotos, Zac la tomó de la cintura mientras ella reía y tomó el teléfono, lo alejó de nosotros y nos tomó una foto en donde salíamos los cuatro. Era una foto espectacular.

Después de unas cuantas fotos más, decidimos irnos a casa, durante el camino, Zac se dedico a pasar las fotos que más le gustaban a su celular. Llegamos a casa un poco antes de las 7pm, mamá invitó a Zac a quedarse a comer y el aceptó, Justin bajó y lo invitó a jugar videojuegos, por supuesto que él no se negó. Me senté en el sofá al lado de Cristina, les conté como la habíamos pasado y le pasé mi teléfono para que viera las fotos. Mamá se sentó a su lado y entre las dos comentaban cada cosa que veían.
-Esta me gusta- Cristina le dio vuelta al teléfono y me mostró una foto que yo no había visto.
Zac me tenía abrazada por detrás, en la foto no alcanzaba a salir Isabella así que solo nos veíamos los dos, el viento había movido mi cabello apartándolo de mi cara, ambos sonreíamos y de fondo habían quedado los arboles y un pedazo de cielo, realmente era una foto muy bonita. También me mostró la foto en la que salíamos los cuatro, realmente me gustaba bastante esa foto.
-Parecen una familia- dijo Cristina, mamá rió asintiendo- ¿De verdad no están saliendo?
-No, Zac y yo solo somos amigos, yo sigo con Sebastián-
-¿En serio?- asentí
-Zac me agrada, más que Sebastián- dijo Emily. Me sorprendí, ella amaba a Sebastián
-¿Por qué no terminas de una buena vez con él?- a papá jamás le había agradado del todo Sebastián
-En esto si apoyo a tu papá- comentó mamá, Cristina no dijo nada, ella prefería no meterse en esos temas- ¿Hace cuanto no se ven?
-Bastante- murmuré muy bajo por lo que ninguno me escucho- Tengo que subir a hacer tarea
Sin esperar que dijeran nada, tomé mi teléfono y subí a mi habitación. Me quedé allí hasta que me llamaron a comer, al terminar me despedí de Zac y regresé a mi habitación, pensé en conectarme pero descarté esa idea inmediatamente, realmente no quería hablar con nadie. Tomé un libro y me metí entre las cobijas, no leí por más de cinco minutos, el sueño empezó a apoderarse de mí, dejé el libro en la mesa de noche y me dormí.

Al día siguiente, lo primero que hizo Sarah al verme fue preguntarme como me había ido, cuando le conté porqué no había podido hablar con él, comenzó a hacerme mil preguntas para asegurarse de que era correcta la decisión que había tomado.
-Si no has podido hablar con él es por algo ¿no?- me había dicho

Estaba tan nerviosa porque llegara el momento de tener que hablar con Sebastián que el tiempo se me pasó increíblemente rápido, la campana anunciando que ya habían acabado las clases del miércoles me tomó desprevenida.
Al llegar a casa comí y me puse a hacer todas las tareas que tenía, demorándome bastante en cada ejercicio, no quería que me sobrara tiempo libre antes de poder llamarlo, eso sería un caos. Para mi mala suerte termine demasiado pronto, por lo que tuve que ingeniármelas de otra manera para distraerme, arreglé mi habitación, ordene mi armario y ayudé a mamá con la cena.
Ya no podía aplazar más el momento, ya había cenado y ya me había cambiado, el reloj marcaba las 8:52 pm, en Colombia iban a ser las 11, tampoco podía llamarlo tan tarde, mañana el tenía que estudiar temprano. Fije mi vista en mi teléfono que se encontraba en la mesa de noche, no lo había tocado en toda la tarde ¿Y si mejor lo llamo mañana? No Nicolle, no seas cobarde. Suspiré y tomé el teléfono entre mis manos, marqué su número y cerré los ojos. Un toque; por favor no contestes, dos toques, no contestes, tres toques, no…
-¿Aló?-
Ya no había vuelta atrás.

Dios! jamás había escrito un capítulo tan rápido. No hice tarea de fisica por traerles otro capítulo! (realmente no quería hacerla) agradezcan! me meteré en problemas por su culpa! :D
No me maten por dejarlo ahí! Espero que les haya gustado, es un poco más corto que los que siempre hago. No se cuando volveré a publicar! Esta semana será un caos por lo menos hasta el sábado, quizás el domingo alcance a ESCRIBIR, aunque no aseguro que pueda publicar ese día. 
Gracias por leer y comentar! 
Las quiero!
Saludos!

6 de agosto de 2012

Capítulo 39: "Voy a terminar con Sebastián"


-¿Nicolle por qué te estas demorando tanto?- escuché la voz de Justin. Murmuré entre sueños, me arropé bien con las cobijas y me di la vuelta dándole la espalda a Justin.- ¡Nicolle! ¡Ni siquiera te has levantado! ¿Ya viste la hora?- me froté los ojos y me giré tomando mi celular. Abrí los ojos como platos al percatarme de la hora, de un salto salí de mi cama.
-Mierda, me quedé dormida. El cochino despertador no sonó- empecé a decir mientras recorría mi habitación, buscando mi toalla.
-Tienes 15 minutos para estar lista, si no te toca irte sola. No puedo llegar tarde hoy- dijo Justin saliendo de ahí.

Al bajar a la cocina me tomé rápidamente un vaso de jugo de naranja, tomé una tostada, le unté mermelada y guardé una manzana en mi bolso. Mamá aún estaba en casa terminando de arreglar a Emily mientras papá y Cristina cocinaban. Isabella estaba sentada en su silla coloreando una hoja. Me despedí de todos rápidamente y salí de casa. Mis hermanos ya estaban dentro del carro esperándome, de un tirón abrí la puerta y entré. Ya más calmada me acomodé bien los zapatos que no había terminado de amarrar y me terminé mi tostada.
Llegamos al instituto justo cuando sonó la campana, tenía 5 minutos para pasar por mi casillero y llegar a clase, me despedí de mis hermanos con la mano y empecé a caminar rápidamente. Tomé lo que necesitaba y corrí a clase, para mi suerte no había llegado el profesor así que aún no había llegado tarde. Vi a Paul concentrado en su cuaderno en el fondo del salón, me dirigí a él y me senté a su lado.
-Nicolle, ¿qué haces acá?- preguntó levantando la cabeza y mirándome sorprendido
-¿Cómo que qué hago acá? Hoy es mar…-
-Lunes- me interrumpió Paul sonriendo
-Mierda- me había confundido- ¿Por qué no me avisaste?- pregunté tomando mis cosas y levantándome
-¡Te estoy diciendo!- rió
Suspiré pesadamente y salí de allí justo antes de que el profesor entrara. Los pasillos estaban desolados, lo que quería decir que iba muy tarde. Me detuve, tenía álgebra, tampoco es que tuviera muchas ganas de ir así que me di media vuelta y me dirigí a la banca que se encontraba detrás del gimnasio. Estaba haciendo bastante sol, por lo que saqué mis gafas de sol y me las puse, decidí escuchar música así que busqué mi celular en mi bolso pero no estaba. Mierda, ¿Dónde lo metí? Desocupe todo el bolso sobre la banca pero no estaba ahí. Genial, o perdí el celular o lo dejé en casa, esperemos que sea la segunda opción. Tenía una hora libre y no tenía música, ni un libro para pasar el rato, tampoco necesitaba adelantar tarea, ¿Qué podía hacer? Saqué el primer cuaderno que vi y un esfero y empecé a dibujar.
Después de bastante tiempo decidí levantarme, no tenía reloj así que no tenía ni idea si ya había comenzado la segunda clase. Regresé al pasillo y aún estaba vació, un reloj que había allí me indico que faltaban 10 minutos para que acabara la clase. Caminé sin apuros hacia mi casillero y saqué lo que necesitaba, aproveche que tenía tiempo y acomodé un poco los libros y cuadernos que guardaba ahí; sonreí satisfecha con el resultado. Cerré el casillero justo cuando sonó la campana, los pasillos comenzaron a llenarse rápidamente.

Biología me devolvió el mal humor que antes tenía, un imbécil se había dedicado toda la hora a lanzarse bolitas de papel con su –aún más imbécil- amigo el profesor no dijo nada en toda la clase, pero faltando 10 minutos nos informó que la clase siguiente tendríamos examen de un tema que aún no habíamos visto.
Llegué notablemente molesta a la cafetería y Justin lo atribuyó a que era porque Zac no estaba ya que había tenido que ir a hablar con no sé qué profesor. A pesar de que eso no era el principal motivo de mi mal humor, si logró molestarme un poco, realmente quería ver a Zac.
Apenas sonó la campana me alejé del comedor, no quería seguir escuchando a Justin, tomé mis libros y caminé a clase, ¡Dios! ¡Los lunes de por si son terribles, pero este ha sido todo un caos! Me senté en la primera silla que vi y esperé a que llegara el profesor.
-¿Nicolle? ¿Otra vez te confundiste?- levanté la mirada y me encontré con Paul quien estaba riendo. ¡Mierda! ¿Qué me pasa hoy? Tengo la cabeza en cualquier lado. Me levanté
-¡Claro que no! Yo quería pasar a saludarte, pero ya veo que no me quieres aquí así que me voy-
-¿En serio?- se acercó a mí intentando abrazarme, pero yo tomé mis cosas y me alejé.
-No ya no-
Salí del salón, por suerte, las siguientes dos horas pasaron sin mayores complicaciones.

La mesa de siempre ya estaba llena cuando entré a la cafetería en compañía de Cristian. Lo primero que noté fue a Zac riendo con Daniel, no pude evitar sonreír. Cristian se sentó al lado de Rachel, me dirigí al asiento vació al lado de Zac pero Paul me cortó el camino.
-¿Qué quieres Paul?- pregunté mirando por encima de su hombro. Zac me miraba fijo
-¿Por qué siempre te enfadas conmigo?- preguntó
-Jamás me he enfadado contigo- murmuré mirándolo
-¿En serio?- Paul me abrazó fuertemente
-¿Qué haces?- intenté soltarme pero él no me lo permitió, escuché su risa en mi oído.
-¿Por qué eres tan amargada?- dejé de forcejear y lo miré, sus ojos azules estaban muy cerca de mí.- ¡Hoy estaba bromeando! Tu sabes que me encanta que pases a saludarme- ¿Por qué Paul está hablando tan alto? ¿Por qué aún me mantiene abrazada? ¿Qué le ocurre hoy? Miré a Zac quién ahora nos miraba enfadado- Deberías hacerlo más seguido- Me dio un beso en la mejilla y me soltó, se dio la vuelta pero yo lo tomé del brazo acercándolo nuevamente a mí
-¿Qué intentas?- pregunté con un tono de voz que aunque no era bajo, no dejaba que los que estaban en la mesa escucharan
-Nada- contestó Paul riendo
-Si claro, dime-
-Tú sabes lo mucho que me gusta ver molesto a Zac, y como ya no estoy con Alex, ya podemos estar juntos tú y yo- dijo riendo
-¿Qué?-
-Solo bromeó, tranquila- me guiño un ojo y me tomó de la mano sentándome en la mesa a su lado. Quedé justo frente a Zac– ¡Atención!
-¿Qué vas a hacer?- le pregunté en voz baja. Todos en la mesa lo miraron extrañados a Paul, pero yo soló miraba a Zac
-Con Nicolle queremos contarles algo- Zac me miró sin decir nada- Estamos saliendo- Paul levantó nuestras manos unidas. Muchos abrieron los ojos sorprendidos.
-¡¿Qué?!- pregunté girándome a mirarlo. Rápidamente me solté de su agarre
-Sí, la verdad es que terminé con Alex para que tú y yo podamos estar juntos. Ya no necesitamos escondernos cariño- Paul rió
-Imbécil- murmuré golpeando su cabeza por detrás
Todos rieron y continuaron con lo que estaban haciendo, Zac seguía mirándome, me sonrojé y bajé la mirada, cuando volví a levantarla, él me sonrió y siguió hablando con Daniel.  Me percaté de que Sarah estaba sentada a mí lado, estaba hablando con Justin pero los interrumpí.
-Hey Nicolle, ella está hablando conmigo- dijo Justin riendo y abrazando a Sarah
-¿Y? Es mi mejor amiga, y necesito hablar con ella-
-Bueno no peleen por mí- Sarah rió- nos vemos ahora amor
Le dio un beso a Justin y se levantó de la mesa, la imité y nos sentamos en otra mesa vacía lo bastante alejada como para que no nos alcanzaran a escuchar por más que habláramos alto.
-¿Qué querías decirme?- preguntó
-Bueno primero, ya le dije a Zac que averiguara con Justin que paso el sábado-
-¿En serio? ¡Gracias! Justin sigue sin quererme decir nada- sonreí- ¿y tú? ¿Qué fue eso con Paul ahora?
-No lo sé, a Paul le gusta molestar a Zac- me encogí de hombros y ella rió
-¿Y ya pasó algo entre ustedes? El sábado durmieron juntos ¿verdad?- me miró sonriendo
-¡Pero no pasó nada!- reí- Aunque si hablamos mucho
-¿Hablaron?- preguntó Sarah riendo fuerte
-¡Sí! ¡Sólo hablamos!-
-¿Y entonces?- preguntó
-Ya tomé una decisión- le dije poniéndome seria
-¿En serio? ¿Y qué decidiste? ¡Te vas a escapar a Las Vegas con Liam! ¡Vas a seguir mi consejo de olvidarte de los dos!- ella rió
-¿Qué? ¡No!-me uní a sus risas
-Bueno ya, en serio. ¿Qué decidiste?- preguntó seria por fin. Suspiré.
-Voy a terminar con Sebastián- le dije bajo
-¡¿Qué?!- Sarah gritó de la emoción logrando que muchas personas nos voltearan a mirar, incluyendo a Zac y a Justin. Sarah me abrazó por el cuello y se rió.
-Sarah- empecé pero ella no me escuchaba
-¿En serio? ¡Qué buena noticia! ¿Por qué no has ido ya a comerte a Zac? ¡Qué esperas?- preguntó
-¡Sarah!- hablé más alto. Ella me soltó pero siguió riendo
-Ya lo siento, es que me emociono-
-Lo noté-
-¿Ya hablaste con Sebastián?- preguntó apoyando su codo en la mesa y sosteniendo su cabeza con la palma de su mano
-No aun no- hice una mueca
-¿Por qué? ¿Qué esperas? ¿No estás segura acaso?- preguntó
-No, si estoy segura. Entre nosotros las cosas ya no son lo mismo, y yo no podré regresar a Colombia hasta que termine el instituto, es muy difícil mantener una relación tanto tiempo- me encogí de hombros- Lo que pasa es que lo llame ayer y no me contestó, y hoy olvide mi celular en casa
-Hoy tienes que llegar a hablar con él- me dijo
-Lo sé- en ese momento sonó la campana.
Regresamos a la mesa donde estábamos antes y tomamos nuestras cosas. Sarah se fue con Justin no sin antes desearme suerte, suspiré.
-Nicolle- escuché que me llamaban. Me giré y vi a Zac, sonreí inmediatamente.
-Hola Zac- deteniéndome a esperarlo
-¿Cómo estás?- preguntó cuándo estuvo a mi lado
-Bien- le sonreí
-¿Al fin vamos a salir hoy?- lo miré confundida
-¿Hoy?-
-Si con tus hermanas- me sonrió
-¡Lo siento! Estoy completamente perdida hoy- le sonreí- Claro, ¿pasas a mi casa a las 4?
-Hecho- me dio un beso en la mejilla y se fue.

Mamá se encontraba sentada en la sala hablando con papá y Cristina cuando llegué a casa, Isabella y Emily estaban en el piso jugando.
-¿Puedo salir al parque con Isabella y con Emily?- pregunté mirándolos a los tres. Emily me miró y asintió con la cabeza.
-Claro- mamá y Cristina me sonrieron
-¿Tú sola?- preguntó papá
-No, Zac me va a acompañar- respondí
-¿Zac? ¿Quién es Zac?- preguntó papá serio
-Andrés- lo reprendió Cristina
-Tranquilo, es sólo un amigo- dijo mamá- ¿Viene por las tres?
-Sí, ya debe estar por llegar-
Subí a mi habitación y revolqué todo tratando de encontrar mi celular. ¿Dónde lo dejé? Esta mañana miré la hora en él. Me agaché y me metí debajo de la cama, lo encontré y arrastrándome salí de allí. Aún en el piso lo revise, tenía tres llamadas perdidas de diferentes horas, aunque todas eran de Sebastián y un mensaje de voz. Escuché el mensaje de voz.

“Hola cariño, ayer no pude contestarte, lo siento. Te estuve llamando todo el día pero no atendiste. Espero que estés bien, te llamaba para decirte que hoy tenemos campamento y ya sabes, no puedo llevar ningún aparato electrónico, así que no podremos hablar hasta el miércoles en la noche. Te amo, cuídate”

Genial, ¿en serio? ¿Será que el destino me quiere decir algo?
-¡Nicolle! ¡Ya llegó Zac!- gritó mamá desde abajo
-Ya bajo- grité para que me oyera
Me levanté del suelo y tomé una chaqueta, me miré en el espejo y salí de la habitación. Antes de llegar al primer piso pasé por la habitación de Emily, tomé una chaqueta y seguí bajando. Zac estaba al lado de la escalera esperándome.
-Hola Zac- saludé dándole un beso en la mejilla
-¿Lista?- preguntó, asentí. Me dirigí a la sala, Cristina ya había abrigado a Isabella así que ya estaba lista, le ayudé a poner la chaqueta a Emily.
-¿Quieres caminar o te llevo en brazos?- le pregunté a Isabella. Ella levantó sus manitas hacia mí, sonreí y la levanté. Me despedí de todos y me dirigí hacia Zac con Emily a mi lado.
-Ya estamos listas- Zac saludó a Isabella acariciando su mejilla, ella rió y oculto su carita en mi pecho. Sonreí.
-Hola linda- Zac se agachó quedando a la altura de Emily
-Hola- Emily no sabía mucho inglés pero si entendía lo suficiente
-¿Cuántos años tienes?- preguntó Zac sonriendo
-Seis- contestó mi hermana
-Ya eres grande- Emily asintió sonriendo- ¿Te molesta que te tome de la mano?-
Emily negó con la cabeza y le ofreció su mano a Zac, él la tomo, me dedicó una sonrisa y abrió la puerta para dejarme salir.

Hola hola! Nueva entrada! Espero que les haya gustado, aunque tampoco es que pase gran cosa (: Quizás mañana pueda volver a subir porque no voy a estudiar (: es feriado en mi ciudad. Gracias a todas por leer y comentar. 
Me gustaría que se pasaran por mi blog personal The only thing in my mind is having a good time! Ahora si estoy empezando a utilizarlo (:

Rommi! gracias por el premio! Eres una excelente escritora y seguidora (: Tus comentarios super largos me alegran mucho el día y tu historia simplemente me encanta! Yo si soy mala seguidora, y no comento casi tus entradas, pero la verdad es que no me da tiempo! Solo paso a leerla y ya, pero siempre amo cada uno de tus capitulos!


Las dejo porque voy con afán. 
Las quiero! 
Saludos!