30 de marzo de 2013

Capítulo 49: "Púdrete Sebastián"


NARRA NICOLLE
Ayer por la tarde había estado atrapada en el aeropuerto despidiendo a papá, sintiendo sobre mí la mirada preocupada de Justin y Derek que no habían tenido la ocasión de hablar conmigo, cuando por fin llegamos a casa era tarde y logré escabullirme hacia mi habitación. Lloré nuevamente hasta quedar dormida, así que una vez más, esta mañana el maquillaje había sido mi mejor amigo.
La empresa de Josh le había pedido que estuviera el lunes en Phoenix para presentar el proyecto en el que estaban trabajando él y mamá, pero algo había salido mal y mamá tenía que viajar también, su vuelo salía al medio día así que el desayuno había sido caótico, mamá no dejaba de buscar cosas que necesitaba llevar y de repetir cuanto odiaba las cosas imprevistas. Por suerte para mí, había tanto movimiento en casa, -mamá había decidido que Emily se iba con ella pues no confiaba en que se quedara con nosotros tres hasta el domingo sin que le pasara algo- que apenas notó mi humor. Por otro lado, había pensado que mis hermanos habían decidido no decir nada hasta que yo quisiera hablar, pero camino a la escuela por fin Derek había roto el silencio para preguntarme algo, y yo sólo le había dicho que no quería hablar sobre ello.
Aún no había hablado con Sebastián, no me sentía preparada para escucharlo pero me había prometido a mí misma que lo haría esta tarde, no podía seguir postergándolo. Sólo tenía que soportar un día de clases y nada más, pero cada vez parecía más difícil, estaba desesperada por irme a casa, las miradas de lástima y los susurros indisimulados de todos los que sabían lo que había pasado ayer con Roxanne me habían tenido todo el día al borde de las lágrimas.
Pude evitar la mayor parte de los comentarios sacrificando mi merienda y evitando por completo la cafetería en el primer recreo al igual que a todos mis amigos, en todas las clases había llegado temprano, me había sentado en las últimas sillas esperando ser ignorada completamente y salía apenas tocaba la campana. Pero ahora estaba muerta de hambre y tenía que ir a la cafetería a almorzar, podía comprar algo y salir nuevamente, pero dudaba ser capaz de hacerlo sin que alguien se fijara en mí. Sabía que Zac estaba allí, lo que lo complicaba todo, me había llamado ayer en la tarde pero no había atendido, y estaba segura que apenas me viera me abordaría con preguntas.
Vamos Nicolle, no seas cobarde. Me repetí mentalmente mientras caminaba hacia la cafetería, suspiré cuando divise las puertas y aproveche para entrar mezclada con un gran grupo de gente. Por fortuna, varios de ellos fueron hacia la fila para comprar así que pude continuar mezclada con ellos, mientras esperaba, mi vista no abandonó el suelo. La línea avanzó rápidamente así que no tuve que demorarme mucho tiempo, compré y me dirigí a la salida, pero alguien me tomó la mano deteniéndome y me dio la vuelta.
-Hey- me encontré con los ojos grises llenos de preocupación de Zac, suspiré
-Hola- susurré
-¿Cómo estás?- preguntó
-Estoy bien- contesté dedicándole una sonrisa
-No me mientas- murmuró mirándome directo a los ojos, esperando encontrar la respuesta correcta. Intenté mantener la sonrisa, pero esta se cayó fácilmente. Mis ojos se aguaron.
-Ahora no Zac- continuó mirándome con preocupación
-Nicolle- pude ver como se debatía entre preguntarme algo y dejarlo pasar
-Por favor- le pedí en un susurró.
Le apreté la mano que aun sostenía la mía y me solté para salir rápidamente de la cafetería. Pasé mis dedos con cuidado por debajo de mis ojos limpiando mis lágrimas e intentando no correr el maquillaje mientras me dirigía hacia la parte trasera del gimnasio, mi nueva parte favorita del instituto para escapar de todos.
Me senté en el piso, cerré los ojos y apoyé mi cabeza en la pared que tenía detrás, respiré profundamente. Mi teléfono sonó interrumpiendo la paz que sentía en ese momento, abrí los ojos lentamente y contesté.
-¿Diga?-
-Nicolle- me senté derecha inmediatamente
-¿Carolina? ¿Qué pasa?- pregunté preocupada. Su voz sonaba tensa
-Tengo que decirte algo-
-¿Qué pasa?- repetí, estaba empezando a odiar que la gente quisiera contarme cosas. Escuché a mi amiga permanecer en silencio un momento y luego soltar un gran suspiro
-Lo que pasa es que- se calló nuevamente, iba a gritarle si no decía algo ya. Cuando decidí decir algo por fin hablo- Roxanne no fue la única
-¿Cómo que Roxanne no fue la única?- pregunté
-Roxanne no es la única chica con la que Sebastián ha estado mientras ustedes estaban juntos-
Ahora fue mi turno de permanecer callada, los ojos se me aguaron y las lágrimas empezaron a resbalar libremente por mis mejillas ¿por qué me hizo esto?
-También estuvo con Laura- escuché a mi amiga decir- Lo siento
-Carolina te llamó después- colgué sin esperar respuesta
Me quite las lágrimas bruscamente, me sentía, devastada. Todo parecía una mentira ahora, absolutamente todo, cada una de las palabras que Sebastián me había dicho, cada uno de los momentos. ¿Por qué? Busqué su número y lo marqué.
-Nicolle- parecía aliviado de escucharme
-¿Cómo pudiste?- le pregunté
-Nicolle, yo… - se calló un momento- lo siento
-¿Qué lo sientes?- no podía creer lo que estaba escuchando-Me engañaste Sebastián
-Perdóname por favor- su voz se escuchaba rota- Cometí un error
-¡¿COMETISTE EL MISMO ERROR DOS VECES?!- exploté- ¿O FUERON MÁS?
-Eso no es justo-
-No, lo que no es justo es que yo estuviera tres meses intentando encontrar la manera de que las cosas funcionaran y tú estabas allá revolcándote con todas- las lágrimas no dejaban de resbalar por mis mejillas
-Eso no es fue así- insistió él
-¿No? ¿Entonces cómo? ¡Ilumíname por favor!-
-Fue un error, yo no quise-
-Sebastián, estuviste aquí sólo un día, y dormiste con Roxanne- respiré hondo para que el llanto me dejara hablar
-¡ESTABA MOLESTO! ¡Vi la manera en que mirabas a ese tal Zac cuando se besó con Kate! ¿Crees que no me di cuenta que entre ustedes pasaba algo?- estalló
-¡ENTRE ZAC Y YO NO HAY NADA! Yo estaba contigo ¿recuerdas? Cuando dos personas están juntas no cabe nadie más-
-Eso no era lo que parecía, ¡me enfade y no estaba pensando claramente!-
-¿Cada vez que te enfadas vas a buscarte a alguien?- murmuré- ¡¿CUÁL FUE EL PUNTO?! ¡¿LASTIMARME?! Felicitaciones, Lo lograste
-Amor no- escuché un suspiro- Nunca quise lastimarte
-¿Entonces por qué lo hiciste? Dímelo, por favor- toda la ira se había desaparecido, cerré los ojos - ¿Cuál era la idea de venir hasta aquí? Si ya no querías continuar hubieras terminado conmigo, eso hubiera sido mejor a que me engañaras
-Amor lo siento- su voz sonaba rota, estaba llorando. Un sollozo escapó de mis labios al escucharlo- Perdóname, yo te amo
-No me digas más mentiras-le supliqué
-Perdóname por favor, yo te amo.
-Debiste pensar en eso antes de estar con todas las chicas con las que te acostaste- limpié mis lágrimas intentando que mi voz sonara fuerte- ¿Sabes qué? Púdrete Sebastián
Colgué antes de darle tiempo de replicar, no entendía ¿cómo fue capaz de hacerme esto? ¿Cuál era la idea? Jurarme que me amaba, que me necesitaba, venir hasta aquí para arreglar todo, ¿para qué? Si en realidad no le importaba. Recogí mis piernas y las envolví con mis brazos para luego enterrar mi cara en ellas y romper en llanto. Todos los recuerdos que tenía con él llegaron rápidamente, mortificándome, haciéndome sentir aún peor, en verdad amaba a Sebastián, fue mi primer amor. Por más que hubiera estado confundida estos meses, lo quería y ahora que me había lastimado, dolía, ya entendía lo que querían decir con corazón roto, la presión en el pecho de la que tanto hablaban en verdad estaba, llevé la mano allí y seguí llorando, ¿dónde quedaron todos esos te amo? ¿Alguna vez lo sintió de verdad? Me quité las lágrimas bruscamente, pero éstas seguían resbalándose sin control por mis mejillas.
La campana sonó pero ni siquiera intenté moverme, estaba segura que no podía ir a clase ni aunque parara de llorar, cosa que parecía que no iba a pasar. Llevaba toda la semana llorando, me sorprendía que pudiera seguir haciéndolo todavía. Después de un rato comencé a escuchar ruido, mierda, deben ser los chicos que tienen clase en el gimnasio. Me debatí entre quedarme donde estaba e irme, ¿qué tan probable era que alguien fuera a la parte trasera del gimnasio? Finalmente decidí irme, no podía seguir allí, con mi suerte, alguien podía pasar y verme. Guarde la comida y mi teléfono dentro del bolso y me levanté, hice un nuevo intento de limpiar mis mejillas y esta vez, pareció funcionar mejor. Puede que me hubiera quedado seca después de todo.
-Auch- murmuré cuando me estrellé contra alguien, por fortuna logré estabilizarme antes de caer al piso
-Lo siento Nicolle, no te ví- levanté la vista sin pensarlo, no era una voz familiar por lo que me extraño que supiera mi nombre. Un chico de cabello y ojos oscuros estaba delante de mí, se me hacía familiar, pero no lograba recordar donde lo había visto. Su rostro cambió de risueño a preocupado en un segundo cuando me miró a la cara- ¿Estás bien?
-Sí, yo sólo – negué con la cabeza y regresé mi vista al piso- Tengo que irme, voy tarde
Me alejé de allí antes de que pudiera preguntar algo más. Entré al edificio, los pasillo estaban vacíos, lo que me hizo sentir aliviada, ya había sido bastante malo tropezar con el chico desconocido que me conocía, no quería encontrarme con alguien conocido. Entre al baño más cercano y me lavé la cara para quitarme el maquillaje que quedaba. Me observé al espejo, mi nariz estaba roja, mis ojos estaban hinchados y aguados, dediqué una última mirada a mi reflejo y salí del baño. Caminé hacia la salida, no podía soportar un segundo más dentro del instituto.
NARRA ZAC
-Justin- contesté
-¿Dónde estás?- su voz sonaba tensa
-Saliendo de castigo ¿por qué?-
Todavía no podía creer que la señora de la cafetería le hubiera contado al director que me había peleado con David. Aparte se lo merecía, era un imbécil. Me decía a mí que debía dejar de seguir a Nicolle, ¿es que no se había visto? Era él el que no podía estar ni un instante alejado de Roxanne
-Mierda- murmuró
-¿Qué pasa?- pregunté mientras la señora April firmaba el comprobante de que había cumplido con mi castigo
-No está con él- escuché a Justin decirle a alguien
-¿Quién no está conmigo?-
-Nicolle- me quedé congelado- no sabemos dónde está, no contesta su teléfono. No aparece
-¡¿Cómo que Nicolle no aparece!?- murmuré demasiado alto para el lugar donde me encontraba
-Salió antes de clase, pensamos que podía estar en la casa pero no ha llegado-
-Mierda, mierda- me pellizqué el puente de la nariz- ¿Sarah no sabe nada?
-No, ni ella ni Ashley o Rachel-
-Intentaré buscarla, si se algo les aviso-
-Gracias-
Colgué, ¿dónde podía empezar a buscar a Nicolle?
-Adams- escuché que me llamaban, me di la vuelta para encontrarme con Collin y Lily que también habían estados castigado. Los habían castigado por indecencia pública detrás del gimnasio, no pudieron encontrar otro lugar
-¿Qué pasa?-
-Te escuché decir que Nicolle no aparecía- me dijo Lily
-No tengo tiempo realmente-
-Vi a Nicolle después de recreo, estaba llorando- Collin se encogió de hombros
-Emily y Melany están en Westwood, me dijeron que la vieron entrando al Express Mart hace unos quince minutos cuando ellas estaban saliendo- Lily movió su mano derecha enseñándome su teléfono
-¿Estás segura?- pregunté
-Completamente-
Le agradecí, quien iba a pensar que el hecho de que Melany fuera la persona más chismosa de todo el instituto fuera a servir de algo alguna vez. Apenas salí del edificio me percaté de que estaba lloviendo, maldecí y corrí hacia mi carro. Lo encendí y rápidamente salí del instituto, lo más probable era que Nicolle no siguiera en el Express Mart, pero Westwood era un comienzo. ¿Qué carajos hacía allá?

Creo que muchas esperaban este capítulo. Fue un reto escribirlo realmente, cada vez que intentaba escribir la llamada con Sebastián mi mente se bloqueaba, se negaba a sacar ideas, pero aquí está finalmente y espero que les haya gustado. 
Publicaré nuevamente pronto, el martes ya regreso a estudiar pero aprovechare estos dos días que me quedan para adelantar un poco. Si el cosmos no se pone en mi contra esperemos que antes del próximo domingo haya nueva entrada.
Gracias por leer, me gustaría que me comentaran más! Quiero saber que piensan!
Las quiero!

4 comentarios:

  1. Noo noo noo jojojojoo Yo lo que he estado esperando es el maldito* beso entre Zac y Nicolle! Y creo que en definitiva no voy a poder resistirme mas si ese beso no llega pronto!
    y ooh por dios, entre esa llamada con sebastian Juro que empece a rezar por nicolle! Porque en serio pensé que en cualquier momento ella caería y cedería ante sebastian!
    Pero nooo, no señor! Púdrete, sebastian!
    Uuuh hu hu huu, ese púdrete sebastian FUE TAN JODIDAMENTE SATISFACTORIO!
    Fue como que tomaloo! En toda la cara! Ella YA NO va a estar contigo!
    Ahora ella va a estar con Zac
    asdfghjkl, salio perfecto :3
    Y me alegro de que zac le hubiera dado su merecido a david, o sea, quien se cree el para andarse metiendose en los problemas de otros? Si zac quiere hablar, perseguir, acosar o violar a Nicolle que con ello? No es su problema ¬¬
    Se que siempre digo esto, pero ahora en serio en serio no puedo esperar por el siguiente para ver que sucede con ese par!
    Beesos guapa!

    ResponderEliminar
  2. Majo!!! Me encanto... Escribe mas
    Amo a Zac. Y amo con locura a Justin y Derek, ojala algun dia ellos le den su merecido a Sebastian, eso seria bombi.
    ¿Que pasa con nicolle y Zac? ¿Cuando se daran el super esperado beso? Ojala los vea Sebastian y se muera de los celos jajaja
    Te quiero!!!

    ResponderEliminar
  3. Gupiña!
    oh dios bien merecido ese Sebastian! :D
    Nada aquí que de disculpas, ni perdones que el amor perdona, pero antes no traiciona /: Y la verdad es que no entiendo con que cara pide disculpas D: o sea, hello! o.O darle una patada y chaolin no ma! :D
    Oh dios y donde diablos está metida ahora? :S No puede ser que vaya a cometer alguna locura :S oh, no... teengo miedo de lo que pueda pasar :S

    ¡no puedes dejarnos tanto tiempo sin cap! :c
    Es que es un dolor casi físico D: jajajjajja xd
    estamos en la mejor parte de todo! no aguanto maaaas! :D
    opino que debe haber maraton! oh si, maraton, maraton!! jajajaja :)

    Muchos saludos linda y sabes que AMO tu nove!

    ResponderEliminar
  4. Me encanto el capi!!
    Ojala que todo se arregle y porfin puedan Nicolle y Zac estar juntos!!!
    Odio a Sebastian!!!
    Espero que puedas publicar prontoo!!!
    XOXO

    ResponderEliminar